“Salgan a divertirse”. Una frase que se suele escuchar en el ámbito deportivo y que ni los más exigentes entrenadores dejan escapar. El español Iván Déniz no es la excepción, sin embargo, no es lo único que lo ha posicionado en la cima del éxito. El entrenador probó su talento con la selección mexicana y año con año posiciona a los Soles de Mexicali entre los mejores lugares de la Liga Nacional de Baloncesto Profesional (LNBP).

En entrevista para El Economista, el español expresó que una de las enseñanzas que busca inculcar en sus jugadores es “que disfruten jugando baloncesto, que es una gran experiencia y que tienen la suerte de trabajar en una de las cosas que más les gusta, que en el día a día sean apasionados. No nos gusta el jugador que viene sólo pensando en lo económico, buscamos jugadores que en el día a día quieran aprender, que se involucran mucho con la sociedad y, sobre todo, lo que se tienen que llevar de este club es aprender a ser personas”.

El trabajo y la estrategia de Iván lo han llevado a ganar campeonatos en España, Venezuela, México y a nivel intercontinental. A nivel selecciones puso la mira en construir los cimientos de una nueva generación de los 12 Guerreros, pero renunció por una desafortunada comunicación con los dirigentes del deporte. El impulso a los jóvenes también tiene cabida en Soles, ya sean mexicanos, mexicoamericanos o americanos.

“Lo primero es buscarlos y detectar quién es el jugador joven que reúne las condiciones para trabajar con nosotros; no es fácil, puede ser un jugador muy bueno, pero si las cualidades defensivas no las tiene o es deficiente en ese sentido, no entra con nosotros”.

Déniz es conocido por un eslogan, “centrarme en el día a día y pensar sólo en hoy”, algo que ha trasladado a sus pupilos; un ejemplo es Lorenzo Mata, que respecto a su futuro después del basquetbol dice: “aún no sé, ahorita estoy enfocado en el baloncesto; después, Dios sabrá. Todavía me estoy preparando para seguir jugando y cuando se venga lo del retiro ya pensaré en eso”.

Déniz comulga con el baloncesto FIBA, en especial la Euroliga, con características diferentes a la NBA. “No me gusta mucho el estilo de juego, yo creo que es un baloncesto más encaminado al show”.

Pero una liga profesional apunta al espectáculo: “A todos nos gustaría tarde o temprano que hubiera más mexicanos de nivel en la liga profesional, pero lo que hay que hacer es trabajar con los jóvenes desde muy pequeños para que lleguen preparados”.

“Me gustaría capacitarme más, pero la verdad es que por tiempo de calendario llevo como dos años que no he tenido la posibilidad de ir a Europa a ver trabajar a otros entrenadores, pero veo juegos todos los días, evidentemente, miro lo que es la LNBP. Un entrenador debe estar constantemente, cada día, cada semana, aprendiendo o renovándose y si tienes el tiempo y tienes económicamente la posibilidad de viajar y trabajar, mejor”, apunta el entrenador.

Después de años formando talentos, tocando el éxito, aprendiendo también de las derrotas y fortaleciéndose con cada obstáculo, Déniz no busca imitar a nadie.

“Una cosa que quiero es no ser conformista, terminar la temporada y gane o pierda no derrumbarme o no relajarme. tengo que tener ambición y sobre todo esta chispa que tengo este año la debo tener todos los años; quizás si encuentro mi mejor ambiente familiar, personal y el club en ese sentido me deja enfocarme sólo en el trabajo, creo que volveré muchas temporadas hacer el Iván Déniz que todos y sobre todo Mexicali quiere”.

[email protected]