El Clan Diack, alrededor del ex presidente de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF), Lamine Diack, está en el centro del sistema de corrupción que estudia la justicia francesa, según la prensa del país, que se apoyó para sus afirmaciones en un informe todavía secreto de una comisión de investigación de la Agencia Mundial Antidopaje (WADA).

Extorsión de fondos de medallistas olímpicos , chantajes a atletas , el informe de la comisión investigadora independiente puesta en marcha por la WADA incluye términos en esa línea, según la lectura de dos medios franceses, Mediapart y Lyon Capitale.

La Federación Rusa de Atletismo no habría dudado, según el texto, en hacer pagar a sus atletas, de su propio bolsillo, para comprar el silencio de la IAAF sobre prácticas dudosas o irregulares.

Lamine Diack, presidente del atletismo mundial durante 15 años hasta este agosto, fue inculpado el lunes por corrupción pasiva y blanqueo agravado.

Los hechos están relacionados con un sistema de camuflaje de casos de dopaje mediante transacciones económicas, revelado en diciembre del 2014 por la cadena alemana ARD. La comisión tripartita independiente puesta en marcha por la WADA trabaja sobre este caso desde enero y debe publicar oficialmente su informe el lunes.

La corrupción de la familia Diack está muy instalada, extendida a una escala internacional , afirma Mediapart, que ha tenido acceso al informe. Desde Mónaco, sede de la IAAF, pasando por Senegal y Rusia, hasta Singapur , escribe la web.

Todo fue en familia

Fueron expuestos, además de Lamine Diack, dos de sus hijos, Pape Massata y Khalil, así como su asesor jurídico, Habib Cissé, y un médico que se encargada de la lucha antidopaje en la IAAF, Gabriel Dollé. Entrenadores rusos e intermediarios fueron también citados.

Lamine Diack, Habib Cissé y Gabriel Dollé son por el momento los inculpados por la justicia francesa. Los hijos de Diack, Pape Massata y Khalil no han sido inculpados