Roberto Hernández ha pasado al menos un tercio de su vida ligado a Monarcas. Lo hizo como jugador, cuando el equipo tenía como rutina pelear por la permanencia cada torneo. Salió un par de años para jugar en Monterrey, pero regresó para finalizar su carrera en Morelia.

Amo tanto a este equipo que si me piden que sea barrendero lo hago con todo gusto , exclamó el técnico de Monarcas en la transmisión de televisión, con la adrenalina a tope y luego de lograr la permanencia en Primera División.

Sí, aun para el equipo con el técnico con menos tiempo en el puesto, la continuidad fue fundamental para mantener la categoría y calificar a la Liguilla.

Desde su retiro, Roberto Hernández ha pasado por distintas posiciones dentro de la división de futbol de Grupo Salinas, como auxiliar técnico de Monarcas, entrenador de Neza FC en Liga de Ascenso, director deportivo y cuatro veces técnico interino de Morelia.

Antes de pasar a la banca del club hace tres meses y ante la negativa de cuatro entrenadores para rescatar al equipo del descenso, Hernández Ayala construyó la plantilla en su puesto de director deportivo.

Bajo su gestión llegaron 60% de los jugadores en los últimos dos años, con los cuales superaron el descenso y, sin presión, buscarán el título de campeón del Clausura 2017.

Ha estado en la institución durante muchos años, quizá lo que le puede costar es la experiencia en Liguilla, pero sin lugar a dudas el envión por la salvación del descenso le puede dar un empujón a un equipo ya motivado , analiza Alex Aguinaga, exfutbolista y comentarista para Fox Sports.

Todos los equipos calificados a la Liguilla llevan más de un torneo completo con su técnico, salvo Monarcas, pero en todo caso Roberto Hernández conoce la institución y jugadores, pues él mismo negoció su llegada al equipo.

Salvo los casos de Diego Alonso con Pachuca, Alfonso Sosa en Necaxa y Francisco Palencia con Pumas, entre los 10 entrenadores con más tiempo en el banquillo.

Siete de los ocho técnicos que calificaron a la fase final del campeonato también son de los que más tiempo llevan en su puesto, lo que se traduce en trabajo, experiencia, conocimiento del plantel e innovación en el juego.

Alex Aguinaga indica que en México se contratan a técnicos casi siempre porque al equipo no le fue bien y tienen el deseo de renovar o cambiar. Cuando tú puedes armar al equipo, tienes una ventaja, conoces y tienes una idea de qué hacer con los jugadores que estás contratando , explica el también entrenador.

Bajo esos preceptos, Tigres (78% de sus jugadores llevan más de dos años en el plantel) y Chivas (65%) son los equipos cuyo trabajo ha seguido una misma idea y mentor, en las figuras de Ricardo Ferretti y Matías Almeyda, respectivamente.

También son los equipos que menos incorporaciones de jugadores realizaron para este torneo, dos fichajes cada uno, por lo que el trabajo de adaptación y repetición de conceptos en la cancha es más fácil para el plantel.

En México sabemos que los procesos se cortan muy rápido, no se llega a la madurez para poder determinar si valió o no la pena el esfuerzo, por lo que es complicado en el futbol mexicano, donde te absorbe el sistema de competencia , indica Aguinaga.

Monterrey y Toluca llevan con la mitad de su equipo junto los últimos dos años. Para Atlas (36% de los jugadores), Tijuana (32%) y Santos (30%) el tiempo ha sido menor, pero en todos los casos sus técnicos llevan más de un torneo completo al frente de los equipos.

Los dos equipos que más fichajes realizaron de cara al torneo Clausura 2017 no calificaron a la Liguilla. Veracruz con 15 incorporaciones y Jaguares de Chiapas, 13 jugadores para encarar el torneo.

Tigres, el campeón consolidado

Ricardo Ferretti es el segundo técnico que más tiempo lleva al frente de un equipo en todo el continente. Apenas lo supera Peter Vermes, del Sporting Kansas City, que lleva siete años y cinco meses. El técnico de los Tigres cumplirá siete años en el club el próximo julio y tiene contrato con la institución hasta el 2020.

El Tuca tiene un plantel donde 26 de los 28 jugadores lleva jugando juntos más de dos torneos, incluso 11 de ellos llegaron antes de que lo hiciera el técnico brasileño.

El club de los fichajes millonarios es también el que más tiempo lleva trabajando en conjunción.

La continuidad dicta que los últimos técnicos campeones necesitaron, en promedio, 16 meses de trabajo ininterrumpidos.

El último que logró coronarse con menos tiempo fue Benjamín Galindo, con Santos en el Clausura 2012, cuando sólo llevaba ocho meses al frente del equipo. La continuidad, en el caso de Morelia, le dio a los jugadores la confianza de un líder que conocía las necesidades de la institución. En pocos meses logró lo que en una temporada se buscaba: evitar el descenso.

eduardo.hernandez@eleconomista.mx