Cada uno de los equipos de la Liga Mexicana del Pacífico (LMP) necesita en promedio 30 millones de pesos anuales para operar; la cifra global asciende a 240, sumando los presupuestos de los ocho clubes participantes. La LMP se ha consolidado desde hace cinco años como una empresa que factura millones gracias a sus acuerdos con Banorte que le da nombre a la Liga y la reciente renovación de contrato con Megacable, dueño de los derechos de televisión hasta el 2017.

Pedro Gutiérrez, gerente de difusión y medios de la LMP, presume a El Economista que la violencia no afecta en absoluto al negocio y que los nuevos proyectos como la transmisión online de toda la temporada permite estar cerca de las nuevas generaciones, de cara a un futuro financiero de la Liga.

¿Cómo se encuentra ahora en términos de negocio la LMP?

Desde que el señor (Omar) Canizales tomó la Liga se han presentado diferentes acontecimientos que han permitido el desarrollo. Lo primero fue la apertura de la oficina de mercadotecnia; posteriormente vender los derechos de televisión en conjunto. Antes cada uno de los equipos lo hacia a su manera.

Ahora llegó la renovación de contrato con Megacable. Es la única Liga de beisbol del Caribe y también de verano que transmite 100% de los juegos. Además, tenemos la transmisión de partidos con ESPN y Fox Sports (cuatro a la semana). La marca ha crecido gracias a que el contrato con Megacable permite llegar a 23 de los 31 estados del país.

La Liga ha apostado además a la transmisión online de sus juegos…

En Megacable nos liberaron los derechos digitales, que era lo que queríamos. No tienes que inventar, sólo miras lo que hace Grandes Ligas, lo adaptas a tu modelo y mercado. La liberación de derechos digitales nos permitió asociarnos con AYM Sports, que es una televisora de la ciudad de México. Ellos han trabajado con Megacable y tienen el conocimiento de las transmisiones. Por medio de ellos pudimos crear la plataforma de LMPitv.

Por ejemplo, la plaza que más usuarios registrados tiene es Mexicali, lo cual tiene sentido porque allí no hay Megacable. De eso nos hemos dado cuenta y vemos que sí hay hambre de nuestro beisbol.

En la transmisión online con LMPitv andamos en los 5,000 registros; es interesante el proyecto y no lo queremos soltar. Vemos que esto es el futuro, ya que con la aplicación de iPhone o iPad andamos en 60,000 subscriptores junto con los usuarios de Android y acabamos de lanzar en Windows Phone.

¿Con cuánto dinero opera una franquicia de la Liga Mexicana del Pacífico?

Es un tema del que hemos hablado recientemente. El promedio global es de 30 millones de pesos. En algunos equipos los presupuestos van de los 40 a 45 millones de pesos, pero en algunos otros es de 20 y 25 millones. Esto incluye nómina, operación de estadios, gastos operativos.

¿Cómo está el convenio del naming de la LMP? ¿Hasta cuándo es la vigencia del contrato con Banorte?

El contrato termina esta temporada 2013-14. La intención de la Liga es seguir vendiendo el naming, ya que eso le ha permitido a los equipos tener ingresos extras. Hay que esperar a que termine la temporada para hablar sobre renovaciones y buscar otro socio comercial.

¿Qué porcentaje de los ingresos de los equipos representan el contrato de la LMP con Megacable y Banorte?

Los recursos de Megacable, de Banorte, o de LMPitv se reparten en partes iguales. Los ingresos dependen del mercado: para un mercado chico como Navojoa, Guasave o Los Mochis les representa una gran cantidad; a diferencia de Culiacán, Mexicali que son plazas mayores y el impacto es menor.

Para un mercado chico, los derechos de televisión representan 40% de sus ingresos anuales; para un mercado grande es entre 25 y 30 por ciento. En el tema del naming estamos hablando de que para un mercado menor es entre 15-10% y para un mercado mayor los ingresos del naming representan 5% de los ingresos.

¿La violencia en el norte del país, principalmente en las plazas de la Liga, han afectado al negocio?

No ha habido algún problema. Sí hay que tomar las precauciones, eso está claro, pero los equipos continúan con su crecimiento. El tema es que la violencia no ha atentado contra la integridad de nuestro juego y el negocio que queremos hacer.