Sudáfrica ha gastado 45 millones de rands (6.1 millones de dólares) para instalar 56 tribunales que funcionan 15 horas diarias, con un total de 256 magistrados distribuidos por todo el país.

Estos tribunales que fueron creados especialmente para la Copa del Mundo de Sudáfrica 2010, se han dedicado a juzgar delitos menores: robos de computadoras, fraude, casos de conducción en estado de ebriedad, posesión de marihuana, etcétera.

El caso más mediatizado fue el de dos holandesas acusadas por laFIFA de publicidad ilegal. Las jóvenes fueron acusadas de haber hecho ingresar en un estadio a más de una treintena de mujeres enfundadas en minifaldas de color naranja, el mismo de una cervecera de su país que no es patrocinador oficial del torneo.

Si bien este caso sigue abierto y está pendiente de sentencia, los tribunales de excepción ya las han dictado en otros 10 y decretaron la absolución en otro.

Las penas, que han sido en general severas, se han resuelto en poco tiempo y han alcanzado condenas de entre cinco y 15 años, dependiendo del delito en cuestión.