El torero sevillano, Julio Aparicio, recibió una escalofriante cornada en la plaza de Las Ventas de Madrid cuando toreaba al primer toro de su lote, quien le clavó su pitón bajo la barbilla atravesando su boca. El incidente ocurrió cuando el diestro sevillano tropezó con los cuartos traseros del toro, cayó y se levantaba instintivamente frente al toro de nombre Opíparo .

Aparicio fue operado de emergencia en la enfermería y posteriormente fue trasladado al Hospital Doce de Octubre por la gravedad y complejidad de las heridas.

EL PRONÓSTICO ES "MUY GRAVE"

Reportes médicos indican que Aparicio tiene una herida en la región submandibular con una trayectoria ascendente que penetra en la cavidad bucal, atraviesa la lengua, alcanza al paladar, con fractura del maxilar superior, por lo que su pronóstico es "muy grave".

Julio Aparicio, quien venía de cortar dos orejas en la plaza francesa de Nimes, es un torero muy querido en Madrid y forma parte de una dinastía de toreros.

BVC