La economía de Reino Unido creció entre julio y septiembre, después de nueve meses de contracción, gracias al efecto de los Juegos Olímpicos de Londres y a la recuperación de actividad en las empresas tras el paro en junio por las festividades del Jubileo de la Reina de Inglaterra.

Según la Oficina Nacional de Estadísticas, que publicó los datos del PIB, la economía británica avanzó 1% en el tercer trimestre, dato que supera las expectativas de los analistas. Éstos preveían un crecimiento de 0.6 por ciento.

Los analistas creen que el impacto del post-Jubileo ha sido más significativo que el de las Olimpiadas, ya que las ventas de entradas y otros consumos relacionados con este acontecimiento fueron compensados por la distorsión que provocó en muchos negocios londinenses. La Oficina Nacional de Estadísticas estima que la venta de entradas impulsó 0.2% el PIB, pero no se atreve a cuantificar el efecto de otros factores vinculados a Londres 2012. La recuperación de días laborables tras el Jubileo pudo añadir 0.5% al PIB.

Vicky Redwood, analista de Capital Economics, considera que "Reino Unido ha salido de la recesión más fuerte de lo esperado. Además del Jubileo y las Olimpiadas, parece que la economía general también aportó al incremento del PIB, lo que supone una mejora respecto a trimestres anteriores".

David Cameron, primer ministro británico, se anticipó el miércoles a los datos oficiales al indicar en el Parlamento que "las buenas noticias económicas van a empezar a producirse". Pero Chris Williamson, economista de Markit, apunta que "aunque el Gobierno querrá sacar partido del PIB del tercer trimestre, es improbable que Reino Unido vuelva a disfrutar de un crecimiento tan significativo por mucho tiempo".

Algunos economistas creen que la realidad de la economía británica es que se encuentra estancada, y que los altibajos en los datos del PIB son consecuencia de factores extraordinarios. De hecho, tras el incremento del 1% del tercer trimestre, el valor total del PIB es similar al de septiembre de 2011.

Williamson indica que "existe un riesgo real de que vuelva la contracción en el último trimestre. La confianza de hogares y empresas ha bajado, y las exportaciones se pueden ver afectadas por la debilidad económica en la Eurozona, Estados Unidos y China".

Una de las cuestiones que más debaten los expertos es la elevada generación de empleo en Reino Unido durante los últimos meses, que contrasta con la pálida actividad económica. Una de las explicaciones es el incremento del número de empleos con jornada parcial.

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica