Querétaro busca emular el estilo estadounidense del Juego de Estrellas incorporando, por primera vez, un fin de semana lleno de actividades que comenzará el sábado con un partido de celebridades y finalizará el domingo con el juego entre la Zona Este y Oeste.

“Nos faltaba un poco emular lo que se hace en otras ligas, que no sea únicamente el Juego de Estrellas, que sea la fiesta, que los jugadores sientan este break. Es un estímulo tanto para jugadores y los siguientes clubes que quieran organizar las siguientes ediciones del Juego de Estrellas, tenemos la intención de dejar la medida un poco alta”, expresó Roberto Alvarado Rosete, secretario de asuntos técnicos y representante permanente de los Libertadores de Querétaro.

Organizar un Juego de Estrellas de la Liga Nacional de Baloncesto Profesional (LNBP) cuesta aproximadamente 4 millones de pesos, según estimaciones de Sergio Ganem, presidente de la liga.

En esta ocasión, los gastos serán absorbidos por la liga y sus aliados comerciales (Li-Ning, New Era, Molten y SiSNova) y por los 16 patrocinadores que respaldan a Libertadores, quienes desde hace seis meses se preparan para ser huéspedes del evento.

“Esta solicitud se hizo en el congreso nacional que fue en mayo. con la aprobación de la asamblea para tener el Juego de Estrellas, salimos a avisarles a nuestros aliados comerciales que esta temporada no solamente era la temporada regular, sino que también tenía el Juego de Estrellas incluido”, explicó Alvarado a El Economista.

Para organizar un evento de esta magnitud se deben cumplir una serie de requisitos que van desde la infraestructura hasta la hotelería y transporte como lo explica Ganem: “Primero que nada es la solicitud; segundo, ver la particularidad de la ciudad que nos está pidiendo, la cobertura que puede tener, la infraestructura que tiene, el tipo de público y obviamente que tenga la capacidad de organización de un evento como éste”.

La promoción para este evento se lleva a cabo por redes sociales en 85% y en un día se vendió 90% del aforo del gimnasio General José María Arteaga con capacidad para 3,800 espectadores. “Es un premio y un estímulo a todos los liberfans, la afición de Libertadores es una maravilla, es única, es sin duda la mejor de México y es poder llevarles este premio”, expresó Alvarado.

En la operación del evento se involucran directamente cerca de 45 personas e indirectamente otras 150. “Todos los partidos en Querétaro tienen ese staff alrededor, desde porristas, mascotas, aliados comerciales, espectáculo de medio tiempo, la gente de promoción, la gente de taquilla, seguridad, etcétera”.

La transmisión estará a cargo de las plataformas digitales de la liga y de las televisoras que habitualmente transmiten los partidos: Efekto TV, AYM Sports, TVC deportes, Multimedios y Facebook.

El fin de semana de estrellas comenzará el sábado 16 de noviembre y contará con juego de celebridades, firmas de autógrafos, convivencia con los jugadores, concurso de clavadas y triples y cerrará el domingo con el juego entre Zona Este y Oeste.

[email protected]