El entrenador de Eslovaquia, Vladimir Weiss, admitió este miércoles que le cuesta encontrar las debilidades de la selección de Italia, vigente campeona del mundo y a la que se medirá su equipo el jueves, en la tercera fecha del Grupo F del Mundial de Sudáfrica.

"Italia no tiene debilidades, de otro modo no serían los vigentes campeones", dijo el seleccionador eslovaco. "Tienen buenos jugadores, un gran entrenador (Marcello Lippi) y quienquiera que sea el que logre encontrar las escasas debilidades de Italia estará muy contento", agregó.

"Son muy buenos, pese a que por el momento en este Mundial no están jugando el estilo de futbol que acostumbren", insistió, aludiendo a los resultados discretos de la 'Squadra Azzurra' en el Mundial, pues empató con Paraguay y con Nueva Zelanda (ambos con 1-1).

"Pero tienen un entrenador muy bueno por quien tengo un gran respeto y a quien quiero sorprender", adujo en la rueda de prensa previa al duelo entre eslovacos y europeos.