Indianápolis, EU. La temperatura promedio en Indianápolis durante febrero es -2 grados. Sin embargo, a los visitantes y locales no les molesta andar de manga corta e incluso en bermudas a unos cuantos días del Super Bowl XLVI.

La temperatura en la ciudad ronda los 13 grados. Las cinco pulgadas de nieve que están acostumbrados a recibir cada febrero, tampoco provocan sentimiento de nostalgia. Al contrario, en la ciudad sede del Super Bowl, en la cual se invirtieron cerca de 3,000 millones de dólares en los últimos años, el ambiente es inmejorable.

A diferencia del año pasado, en Dallas, la nieve no amenaza la infraestructura del estadio donde el título de la NFL se disputará. Encallado en pleno centro de la ciudad, el Lucas Oil Stadium es foco de las cámaras de los asistentes bajo un cielo plenamente azul.

Sin vuvuzelas ni láser

Janet Napolitano, secretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos, se unió a los esfuerzos de la NFL en cuestión de seguridad. Junto con Jeffrey Millar, jefe de seguridad de la Liga, presentaron los artículos prohibidos para este domingo: botellas, sombrillas, frisbees, pelotas de playa y las vuvuzelas, famosas en Sudáfrica 2010.

Napolitano descartó que existiera una amenaza terrorista. Para resguardar la seguridad de los 67,000 aficionados que asistan al SB XLVI, habrá 8,000 voluntarios, 3,000 elementos de seguridad privada y miles de policías en actividad

En Twitter: @PabloEscobedo