Londres. No será fácil, nunca más, hacer trampa en Juegos Olímpicos. Aunque la Agencia Mundial Antidopaje (WADA por su sigla en inglés) y el Comité Olímpico Internacional (COI) habían advertido a los atletas que no se presentaran a la justa si pensaban doparse, hoy el primer caso positivo se dio en Londres 2012.

No habían pasado siquiera 24 horas, luego de que el albano Hysen Pulaku desfilara en el estadio olímpico, cuando tuvo que hacer maletas para regresar a casa. Y es que el levantador de pesas, dio positivo a la sustancia estanozolol, un anábolico que sirve para aumentar la masa corporal.

De acuerdo con el informe del COI, el atleta de 19 años y quien este año obtuvo su mejor resultado al quedar sexto en el campeonato europeo, fue sometido a la prueba el 23 de julio y dos días después fue informado de que el análisis de su muestra A había resultado adversa.

Fue entonces que Pulaku pidió la apertura de su muestra B, la cual volvió a dar positivo. Hoy, el atleta albano alegó que su resultado en el antidoping, fue provocado por un entrenador particular de Estados Unidos, a donde el pasado diciembre acudió para hacer un campamento.

De acuerdo con el pesista, el entrenador le otorgó ciertos productos para facilitar su entrenamiento, entre los que se encontraban sustancias como la creatina, l-caritina, vitaminas C, E y B12 y ácido fólico, entre otras. Pensó entonces Hysen, que los suplementos eran inofensivos.

En abril, Pulaku volvió a Europa a competir en los campeonatos regionales donde libró el test antidoping y desde entonces asegura que no toma ninguna sustancia diferente a las de su habitual entrenamiento. Entrenador, tío y hasta auxiliares del atleta, lo declararon inocente.

Pero el COI y la WADA lo habían advertido y no habrá vuelta atrás. Hysen Pulaku, quien soñaba con colgarse el oro olímpico, se hace de fama, al ser el primer atleta expulsado por dopaje de los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

[email protected]