La selección Sudáfrica tendrá que borrar de su memoria la presentación en la que su equipo fue derrotado contundentemente por Uruguay, si quiere evitar escribir su nombre en la historia negativa de las Copas del Mundo, dijo su capitán Aaron Mokoena.

"Estamos en una mala posición para ahora depender de otros equipos. No queríamos esto", señaló Mokoena, mientras Sudáfrica asimilaba la derrota.

"No es importante ahora sentarse y reflexionar sobre quién hizo qué, qué salió mal o errores arbitrales. Es mucho más importante que sigamos adelante y nos olvidemos de lo que pasó", dijo Mokoena.

A una semana de iniciada la Copa del Mundo, que pasaron seis años organizando, el equipo anfitrión ha conspirado para bajarle los ánimos a un entusiasmado pueblo sudafricano.

La razón del bajo rendimiento de Sudáfrica ha sido principalmente psicológica, lo que se vio reflejado cuando sus inexpertos jugadores se vieron superados por los nervios en su primer encuentro contra México.

Ahora, las posibilidades de Sudáfrica se ven cada vez más lejanas y se ve muy difícil que pueda recuperarse tras sucumbir al peso de las expectativas.