En Wembley se encontrarán dos de los técnicos más respetados en el mundo del futbol. Josep Guardiola, el entrenador más ganador de los últimos años en el timón del Barcelona, que sólo pierde tres de cada 10 juegos intentará recuperar el título de la Champions, aunque enfrente tendrá al Manchester United de Alex Ferguson, quién suma 25 años de éxitos en el banquillo de los Red Devils en los que ha ganado todo.

Pep y su obsesión con la perfección

Ambos técnicos conocen la brújula del éxito. Por un lado Pep, el hombre perfeccionista que heredó la escuela del buen futbol de Johan Cruyff, ha creado una máquina ofensiva. Los blaugranas son un equipo temido en cualquier cancha en la que se paren, someten al rival con el balón en sus pies y laceran las defensivas con su incesante penetración con Lionel Messi como eje de ataque.

La agresividad con la que se desenvuelve el Barsa de Pep ha generado que sea una misión casi imposible vencerlos, pues en las tres temporadas tienen un 72% de efectividad. Así, de cada 10 encuentros que disputan Inisesta, Xavi, Víctor Valdés y compañía sólo pierden en tres ocasiones.

Guardiola y el Barsa viven un romance que derrama miel. Si bien el inicio fue complicado, pues pocos apostaban por la continuidad del técnico cuando llego al timón en 2008 por su casi nula experiencia, un año después calló a sus detractores al ser el primer entrenador que gana seis títulos en una temporada (Liga, Copa, Champions, Recopa de España y Europa y el Mundial de Clubes)

Ferguson: Una vida de triunfos

Precisamente, la Liga de Campeones la consiguieron al derrotar 2-0 al Manchester United en la final de 2009. Un aderezo más para el encuentro de Wembley, pues el conjunto que dirige Alex Fersuson buscará la revancha, mientras que los tricampeones de España anhelan regresar la Copa a sus vitrinas, que perdieron el año pasado ante el Inter de Mourinho.

Ferguson es un viejo lobo de mar, criticado por muchos y alabado por otros, pero reconocido en todo el planeta por su capacidad y resistencia para mantenerse por más de 25 años en la dirección técnica de un equipo de clase mundial como el Manchester United, en la Premier League, considerado la mejor del orbe.

Y es que la clave para que el veterano entrenador del campeón de Inglaterra haya perdurado en la dirección del Manchester son los títulos que le ha dado a la institución en el cuarto de siglo que tiene en el timón de los Diablos Rojos con más de 30 campeonatos entre locales e internacionales.

Cuando Sir Alex fue nombrado entrenador del United, su adversario en el banquillo del sábado tan sólo contaba con 14 años y ya era el líder en la defensa de las categorías inferiores del Barsa. Si en algo tiene ventaja Ferguson sobre Guardiola es en la experiencia que tiene como técnico.

A diferencia de Guardiola, a Ferguson no le llegaron los éxitos tan pronto. En 1974 el escocés inició su aventura en la dirección técnica con el East Stirlingshire, equipo en el que comenzó a distinguirse por su mano dura con los jugadores y la disciplina con la que movía al grupo, sin embargo eso no fue suficiente y pasó sin pena ni gloria en una temporada

Tres años después Sir Alex regreso al banquillo. Esta vez con un poco más de experiencia hizo campeón al St Mirren en su tercer año en el club. Antes de llegar al Manchester tuvo una parada en el Aberdeen de Escocia con el que obtuvo tres Premier League de ese país. La leyenda se comenzaba a formar.

Pero fue en el año 1986 cuando Alex Ferguson llegó al timón del United que cada temporada que pasa parece menos factible que deje o por lo menos no se le ven intenciones de hacerlo al veterano entrenador.

En el United, a base de su disciplina, motivación y confianza en los jóvenes, ha ganado todo lo que se ha propuesto. Son 12 Premier League, cinco FA Cup, cuatro Copas de la Liga, dos Champions, una Copa Intercontinental y un Mundial de Clubes, además de ser el técnico con más continuidad en la Premier y el más longevo en el mando del Manchester, las distinciones que hablan del trabajo que ha hecho el técnico

En Wembley se medirán dos entrenadores que conocen a la perfección lo qué es ganar, que han saboreado las mieles de los títulos. Sólo falta decidir quién saldrá avante: la experiencia de Ferguson en el banquillo del United o la juventud y perfección que maneja Pep con el Barcelona.