La sorpresa del sector D se llama Ghana. El único país africano que llega como líder de su grupo con cuatro puntos tendrá que apretar las tuercas si quiere salir bien librado­ de una de las llaves más competidas del Mundial, pues Alemania y Serbia se ubican segundo y tercero, respectivamente, con tres puntos, uno menos que los africanos.

Los ghaneses tendrán que verse la cara con Alemania que, después de propinar un 4-0 a Australia, cayó ante Serbia, pero se encuentran en zona de calificación con 3 puntos gracias a la diferencia de goles. Tanto a Alemania como a Ghana requieren la victoria o empatar y esperar a que Serbia caiga ante Australia.

Serbia, tendrá que aprovechar el bajo nivel de los australianos, sumar 7 unidades y esperar a que Ghana pierda o empate para acceder a la siguiente ronda en primer lugar. Si Serbia empata, tendría que esperar a que los africanos golearan a Alemania para avanzar.

Australia solamente está a la espera de un milagro. Tendría que ganar por cinco goles o más, y esperar a que Alemania y Serbia perdieran para acceder a la siguiente fase.