La tenista estadounidense Coco Gauff no competirá en los Juegos de Tokio después de dar positivo por covid. La atleta de 17 años de edad iba a ser la tenista olímpica más joven desde el año 2000, pero en cambio, se une a la lista de varios de los principales deportistas del mundo que no participarán en el evento. El anuncio de Gauff, que competió por última vez en Wimbledon, se conoce dos días después de que el tenista australiano Alex de Minaur diera positivo antes de su partida a Japón.

"Lamento compartir la noticia de que di positivo y no podré participar en los Olímpicos de Tokio. Siempre ha sido mi sueño representar a Estados Unidos y espero que haya más oportunidades para que lo pueda convertir en realidad", dijo en Twitter la número 25 en el ranking mundial que iba a competir tanto en individuales como dobles.

En otras situaciones, hay atletas que se encuentran resguardados. Seis deportistas británicos fueron obligados a realizar cuarentena a su llegada a Tokio después de haber estado en contacto con una persona positiva por coronavirus. Los deportistas, todos ellos miembros del equipo de atletismo, así como dos miembros de la delegación, guardarán un periodo de aislamiento en sus habitaciones respectivas de hotel en la sede de entrenamiento del equipo británico, en Yokohama.

Según la agencia de prensa británica PA, otros dos miembros del equipo británico están en aislamiento en la Villa Olímpica luego de haber estado en contacto con otra persona que dio positivo en Japón, lo que eleva a 10 el número total de personas afectadas. Dos jugadores y un técnico del equipo sudafricano de futbol instalados en la Villa han dado positivo en covid-19 este domingo, haciendo temer por un brote.

En la mañana del domingo, el comité organizador de Tokio 2020 había anunciado que tres casos positivos "del mismo país y el mismo deporte" habían sido detectados en la Villa Olímpica sin dar mayores precisiones.

Sudáfrica se medirá a México, Francia y Japón en el torneo olímpico masculino de futbol, que comienza el jueves en la víspera de la ceremonia de apertura de los Juegos.

"Tres miembros de la delegación del equipo sudafricano de futbol dieron positivo en covid-19 y se encuentran aislados en un recinto adecuado", afirmó el Comité Olímpico Sudafricano en un comunicado, señalando que el resto del equipo ha dado negativo.

Por su parte, Tokio 2020 había explicado antes que los dos deportistas positivos y su acompañante fueron "aislados en su habitación" y sus "contactos estrechos han sido identificados".

Estos "contactos" han sido sometidos inmediatamente a pruebas nasofaríngeas, que se añaden al control de saliva cotidiano de los participantes en los Juegos, y deberán "comer en su habitación, entrenarse aparte y tomar transportes separados", explicó Pierre Ducrey, director adjunto de los Juegos en el seno del COI.

La duración de estas medidas, que influyen en la vida del grupo así como en la preparación de la competición, dependerá de lo que dicte el "centro de control" anti-covid en la Villa Olímpica.

"Sólo cuando los expertos dictaminen que no supone ningún riesgo para los demás puede uno unirse a su equipo", detalló Pierre Ducrey.

Un cuarto caso, que afecta a un entrenador, fue identificado en el seno del equipo de rugby VII sudafricano, concentrado en Japón, pero que no está todavía en la Villa Olímpica.

La federación sudafricana precisó que se trata del seleccionador de los "Blitzboks", Neil Powell, y explicó que el equipo había sido aislado a su llegada a Tokio el miércoles después de un caso positivo de un pasajero del vuelo desde Doha. Finalmente, el equipo no fue considerado como un caso de contacto y se le dio luz verde para ir a la concentración de Kagoshima, con cuatro días de retraso.

No se trata de los primeros casos de covid-19 relacionados con los Juegos ya que el COI contabilizaba este domingo 55 pruebas positivas entre las 30,000 llevadas a cabo sobre 18,000 deportistas, personal de sus equipos, oficiales o periodistas, llegados a Japón desde el 1 de julio.

El COI también confirmó que uno de sus miembros, el surcoreano Seung Min Ryu, dio positivo a su llegada al archipiélago. El martes y el miércoles, los 102 miembros de la instancia se reunirán en un hotel de la capital japonesa para su asamblea general.

Pero el brote sudafricano en la Villa Olímpica ilustra los temores a una infección en cascada en este lugar sin equivalente en el mundo deportivo, poniendo a prueba las medidas anti-covid preparadas desde hace meses.

"Es inevitable que tengamos casos", reconoció este domingo Christophe Dubi, director de los Juegos en el COI, consciente del temor de una parte de la población japonesa frente a esta cita planetaria.

Aseguró, no obstante, que "todo está listo para limitar las relaciones" y "mantener el riesgo" de infección en cadena "en un mínimo absoluto".

Los casos positivos ligados a los Juegos son por ahora marginales, subrayaba el sábado el presidente del COI, Thomas Bach, que promete desde hace meses unos Juegos Olímpicos "seguros" tanto para los participantes como para la población japonesa.

Desde la primavera, el COI había concentrado sus esfuerzos en la vacunación de las delegaciones, alcanzando un acuerdo con los laboratorios Pfizer y BioNTech antes de poner en marcha "vacunódromos" olímpicos en Qatar y Ruanda.

La instancia pone ahora el acento en el cribado intensivo de los participantes en los Juegos, la limitación de contactos y el aislamiento inmediato de los casos positivos.

"Probablemente sea la población más controlada del mundo en estos momentos", insistió Pierre Ducrey.

Por otro lado, mientras la Villa Olímpica ha sido concebida para 17,000 personas, sólo "6,000" como máximo podrán residir al mismo tiempo, en el pico previsto a la mitad de los Juegos, calculaba el sábado Christophe Dubi.

La casi totalidad de las pruebas de los Juegos tendrán lugar a puerta cerrada y decenas de miles de participantes (de deportistas a oficiales, pasando por periodistas llegados del extranjero) serán sometidos a estrictas restricciones debido a los riesgos sanitarios.

deportes@eleconomista.mx