Luego de amarrar su pase a los octavos de final al empatar con Brasil, jugadores y cuerpo técnico de Portugal aceptaron la complejidad del duelo ante los pentacampeones.

El técnico portugués Carlos Queiroz declaró que fue un partido difícil, en el que Brasil empezó bien y nosotros al final emparejamos'' las acciones.

Por su parte Simao, volante del equipo, destacó que lograron desempeñar el futbol que pretendían, y de paso, obtener su calificación.

Nos jugábamos la clasificación ante un equipo fuerte como Brasil. Hicimos nuestro juego'', comentó el volante portugués Simao, quien confesó que quisiera evitar a España en la próxima ronda, porque es un equipo fantástico a pesar de los problemas que ha tenido''.