Luego de más de tres meses de cierre, la monetización del entorno virtual resulta indispensable para la industria fitness. Las cadenas de gimnasios en México comenzaron a operar con el 30 por ciento de su capacidad, aunque esto le continúa generando pérdidas a los empresarios, por lo que la reestructuración del negocio está principalmente enfocado en las plataformas digitales.

En entrevista con El Economista, José Manuel Pérez y López, director de operaciones de Sport City, explicó que para la cadena de gimnasios la principal reinvención se encuentra en desarrollar un negocio virtual paralelo al presencial. Desde el cierre de los gimnasios, Sport City ha actualizado su canal de Youtube con clases diarias, mientras que sus redes sociales cuentan con una serie de ejercicios, charlas y recomendaciones enfocadas en el entrenamiento físico, recuperación muscular y nutrición.

“La reestructura va en ese sentido, en tener un concepto de un Sport City digital que alcance no nada más a los usuarios sino a la gente que a través de estas plataformas digitales va a poder ser parte y tendrá los beneficios de todo lo que tenemos dentro de un Sport City a nivel presencial. Vamos a ir enfocados hacia el desarrollo digital y otras líneas de negocio, que nos vuelvan una industria más ágil, sin requerir tanta infraestructura y locales, volvernos más flexibles como industria para reaccionar y una parte muy importante es el negocio digital”.

La industria de gimnasios en España es uno de los ejemplos a seguir en el nuevo modelo de negocio. El medio Palco 23 documentó la intención de la cadena Deporcio de darle valor agregado a su producto con entrenamientos virtuales y la posibilidad de monetizarlos. Para ello trabajaron en estrategias de fidelización con sus usuarios durante el cierre, mejoraron su plataforma y el atractivo visual de sus contenidos.

En su reporte del segundo trimestre del año enviado a la Bolsa Mexicana de Valores, Sports World informó el cierre definitivo de tres clubes en Ciudad del Carmen, Cuernavaca y Guadalajara, además de recortar en 25.6 por ciento su personal “con el fin de reorganizar su estructura de costos”, según reportó El Financiero.

La running coach Mariana Sánchez-Williams mudó sus clases al entorno online desde el inicio del confinamiento en California a través de clases gratuitas en Instagram Live y ahora se encuentra en planes de comenzar a monetizar sus entrenamientos on demand. La especialista explicó a este diario que pasó de tener entrenando en el parque de 40 y 50 alumnos a por lo menos 1,500 invitados diarios.

Sánchez-Williams considera que como parte de las estrategias con las que contará su plataforma están los precios accesibles, la diversificación de las ofertas para todos los bolsillos y la resistencia física.

“Una estrategia importante para que una plataforma sea exitosa es tener una oferta para todos, es decir, yo que soy una loca del cardio, de la intensidad, me gusta hacer ejercicio una hora y sudar la gota gorda, pero no todo el mundo es igual de intenso que yo, entonces ahora para la plataforma, platicando con familiares, con gente que hace ejercicio y viendo otras plataformas que hay por ahí, me parece que es importante ofrecer contenido para toda la gente. Tengo clases desde 15, 20, 30, 45 minutos, una hora, tengo unas que son muy cardiovasculares y otras menos. Me daré cuenta sobre la marcha de lo que más necesita la gente”, detalló.

[email protected]