La crisis económica derivada de la pandemia vuelve a poner sobre la mesa el planteamiento de un control económico en el futbol mexicano. La nueva Liga de Expansión, por ejemplo, contará con normas que pretenden sanear las finanzas originadas del Ascenso MX, mientras que en la primera división se encuentran ajustando sueldos tratando de reducir el impacto económico a los clubes.

Aunque está asentado en los requisitos financieros del reglamento de afiliación, nombre y sede de la Federación, el cuidado financiero no había sido un tema prioritario entre los dueños de los clubes de la Liga MX. Para ello, deben establecerse métricas, objetivos claros y formas de cumplir con ellos. Francisco San José, catedrático de mercadotecnia deportiva de la Escuela de Ciencias del Deporte de la Universidad Anáhuac, señaló que de buscar un control económico lo mejor sería voltear la mirada al modelo de Fair Play Financiero europeo.

“La regulación real que se tendría que aplicar en el futbol mexicano no tendría que ser el tope salarial (que se suele utilizar en las ligas norteamericanas) porque finalmente también se le puede dar la vuelta con premios, primas, bonificaciones, etcétera, donde ganas lo máximo que se permite en el tope salarial pero en realidad, se llevan muchísimo más. El tope salarial tendría que ir hacía lo que ocurre en Europa que es el Fair Play Financiero donde claramente si la Unión Europea de Futbol Asociado (UEFA) regula un club no puede gastar más de lo que ingresó”.

En 2011 la UEFA puso en marcha el Fair Play Financiero donde en el actual ciclo futbolístico no se pueden exceder los gastos por más de 100 millones de euros con respecto a los ingresos. La finalidad es mantener finanzas sanas dentro de los clubes, lo cual, indicó Francisco San José, también ayuda a continuar la competencia al reducir las asimetrías entre los equipos más ricos y los más modestos.

“En la medida en la cual haya una mayor cantidad, por así decirlo, de clase media en el futbol, va a ir mejorando no sólo los ingresos de los equipos, sino la posibilidad que tienen de contratar y desarrollar jugadores y de dar un mejor espectáculo”.

Alejandro Rojas, abogado corporativo del deporte, coincide en que, dado el estado actual de la liga mexicana, el modelo de la UEFA podría adaptarse mejor.

“El caso de la Major League Soccer (MLS) se refiere a un modelo de negocio en sí, que pretende alcanzar la solidez económica primero y después la calidad deportiva; va más a la segura. El modelo UEFA es más bien correctivo, se trata de poner orden en la casa y es una situación en la que la FIFA está muy interesada y de cerca”.

En México el término Fair Play Financiero se ha referido a auditar y transparentar la información de los equipos que aspiraban al ascenso a Primera División, también como medida de control ante el dinero público en el futbol y siendo más específicos, el club Santos Laguna encuentra éste concepto en su política de fichajes detectando y desarrollando talento.

¿Qué tanto afecta a clubes con poderío económico como Tigres o Monterrey, que siempre están entre los que más invierten en jugadores, tener un modelo de Fair Play Financiero?

“Primeramente habría que diferenciar entre invertir y gastar ya que no son lo mismo y ahí está el punto. El Fair Play Financiero atiende entre otras cosas a equilibrar la balanza entre lo que se recibe y lo que se gasta con cantidades tope. Con ello se obliga a los clubes a gastar de manera más racional y meditada en beneficio de todos, logrando emparejar a los clubes en lo deportivo como una de las consecuencias”, compartió Rojas.

Francisco San José puntualizó que un requisito fundamental para que tanto topes salariales como medidas de Fair Play Financiero funcionen, es la instauración de una entidad independiente, que no sea juez y parte, que se encargue de vigilar el cumplimiento de las medidas.

“Tendría que ser una entidad privada, quizá un despacho de consultores o de auditores o una entidad que creara la liga o la federación a la cual se le dotará de capacidad jurídica para regular precisamente esta parte del tope financiero, del tope salarial. Que el Fair Play Financiero sea independiente de la liga y la federación”.

Medidas de control económico planteadas por la Liga MX en 2020:

  • La nómina de cada club no debe ser mayor al 50% de su presupuesto.
  • Cada club deberá contar en todo momento con activos líquidos para hacer frente a todas sus obligaciones.
  • Aplicará a partir del ciclo 2020-21.
  • Aplicará también para las categorías inferiores, Liga Femenil y Liga de Expansión.
  • Cada equipo designará a un oficial de integridad financiera que se asegurará del cumplimiento y observación de los lineamientos.
  • José Loyola fungirá como Director de Control Económico
  • Una firma de auditores independientes será la encargada de verificar que se cumplan los nuevos controles económicos.
  • En caso de incumplimiento habrá sanciones.

Fuente: Diario Récord

Glosario:

Fair Play Financiero: Disposición emitida por la UEFA para evitar que los clubes en sus respectivas competencias efectúen un gasto mayor al de sus posibilidades. Los clubes deben equilibrar los gastos relacionados con el futbol (transferencias y salarios) con los ingresos por televisión y entradas, más los ingresos recaudados por sus departamentos comerciales.

[email protected]