El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, indicó este martes que la Federación Internacional de Futbol no tolerará ninguna interferencia política en Francia, tras las numerosas intervenciones que siguieron a la eliminación de los Bleus en el Mundial.

"En caso de interferencia política, la FIFA intervendrá sin importar la talla del país", declaró Blatter en un encuentro con agencias de prensa, recordando que él intervino "personalmente" en España hace un año.

"En los estatutos de la FIFA, está claramente estipulado que las interferencias políticas no son toleradas", añadió Blatter, que dijo lamentar la dimisión el lunes de Jean-Pierre Escalettes, presidente de la Federación Francesa de Fútbol.

"En Francia, el tema se ha convertido en un asunto de Estado, pero el futbol debe seguir en las manos de la federación. Si se constata que hay verdaderamente una intervención, ayudaremos a la federación. Si el problema no es resuelto hablando, la única solución será la de suspender a la federación", explicó Blatter.

Esta puntualización de Joseph Blatter llega cuando el ex seleccionador de Francia, Raymond Domenech, testificará el miércoles en la Asablea Nacional de su país, junto al presidente dimisionario de la federación, Jean-Pierre Escalettes.

La ministra de Deportes, Roselyne Bachelot, había estimado "inevitable" la dimisión de Jean-Pierre Escalettes un día después de la eliminación de los Bleus en la primera ronda del Mundial.