Entre los 20 pilotos que ocupan un asiento en la Fórmula 1 se encuentran 14 distintas nacionalidades; 16 pilotos provienen de entre los 30 países con mejor índice de desarrollo humano de acuerdo con un ranking de la ONU.

Lewis Hamilton es el primer y único piloto negro de la parrilla; el otro competidor no blanco de este deporte es Alexander Albon, de Red Bull, un tailandés nacido en Gran Bretaña. Factores como los anteriores han motivado en fechas recientes acciones en favor de la diversificación e inclusión en el deporte motor.

En un contexto en el que llegar a la F1 consiste en, aparte de talento, invertir grandes sumas de dinero (Toto Wolff, director ejecutivo de Mercedes, estimó en 2016 que, dependiendo de diversos factores, llegar a la F1 puede costar cerca de 10.2 millones de dólares), Hamilton también es uno de los pocos pilotos que provino de una familia de clase trabajadora.

“Los presupuestos de karting de más de 60,000 dólares para niños eliminan de inmediato probablemente el 90% de los ases potenciales y el número simplemente disminuye aún más a medida que los escalones se vuelven aún más obscenamente costosos”, expresó el medio The Race.

La diversidad de género también ha sido un tema que con los años ha tomado relevancia en la F1. En 2019, los seis equipos de la categoría con sede en el Reino Unido pagaban a las empleadas hasta un 25 por ciento menos por hora en comparación con los empleados masculinos, según reveló The Independent. En junio Mercedes anunció que sólo el 3% de su fuerza laboral se identificaba como perteneciente a grupos étnicos minoritarios y sólo el 12% de sus empleados eran mujeres.

Como parte de la solución ante la baja representación de las minorías étnicas, en junio, el piloto británico lanzó “La Comisión Hamilton”, que estará dedicada a explorar cómo el automovilismo se puede utilizar como un vehículo para involucrar a más jóvenes de origen negro en materias como la Ciencia, la Tecnología, la Ingeniería y las Matemáticas para que encuentren un empleo en los equipos o en otros sectores.

“Miles de personas están empleadas en esta industria y ese grupo debe ser más representativo de la sociedad”, indicó Hamilton en una columna en The Sunday Times.

El piloto de Mercedes fijó el objetivo de identificar las “barreras clave para el reclutamiento y la progresión de la gente negra en el automovilismo del Reino Unido” y proporcionar “recomendaciones prácticas para superarlas”.

Lewis liderará a este grupo de 14 personas junto con Hayaatun Sillem, el jefe ejecutivo de la Royal Academy of Engineering. Indicó que la composición de la comisión había sido elegida para “representar una amplia gama de conocimientos que abarcan áreas críticas de influencia, que incluyen deportes de motor, ingeniería, escuelas, colegios y universidades, grupos comunitarios juveniles, así como los principales partidos políticos del Reino Unido”.

La comisión se reunirá trimestralmente para buscar formas de hacer los deportes de motor más accesibles para todo tipo de personas, sin importar su raza u origen. El proyecto se centrará en el Reino Unido, aunque se espera que las acciones también se propondrán a nivel internacional si son replicables en otros países. Está previsto que funcione durante nueve meses a partir de su fecha de inicio oficial el 1 de septiembre.

Entre sus principales actividades de investigación se encuentran “un análisis de datos inicial, un mapeo de las partes interesadas, una revisión de la literatura en el deporte, la educación y el empleo, encuestas y análisis en profundidad con grupos de enfoque de jóvenes y partes interesadas”, se lee en la página de la Royal Academy of Engineering.

GP de Rusia

El finlandés Valtteri Bottas, piloto de Mercedes, ganó este domingo el Gran Premio de Rusia en Sochi, décima prueba de la temporada. Su compañero, Lewis Hamilton, líder del Mundial, fue penalizado con 10 segundos antes de iniciar la salida, por lo que se tuvo que contentar con la tercera plaza, detrás del holandés Max Verstappen, piloto de Red Bull.

El británico deberá esperar antes de igualar el récord de 91 victorias de Michael Schumacher, lo que podría producirse en el próximo Gran Premio de Alemania, que también tiene previsto recibir público.

fernanda.vazquez@eleconomista.mx