Guillermo Ochoa será el portero más valioso del futbol mexicano con una cotización de 3.9 millones de dólares, según Transfermarkt. El guardameta mexicano se encuentra lejos de los 8.9 millones de dólares que cotizaba cuando dejó a América en el 2011, y ahora a su regreso a la Liga MX lo hará con uno de los mejores contratos del torneo, muy superior a los ingresos que obtenía cuando dejó al equipo.

“Es por el impacto mediático que genera en nuestra cultura que venga de Europa. El plus de haber jugado en otro mercado te hace más mediático”, señala Ángel Palma, director de la consultoría Total Match.

Guillermo pasó ocho años en el futbol europeo y por actuaciones destacadas en la Selección Mexicana para aumentar su estatus en la Liga MX y aspirar a tener un contrato en dólares, moneda corriente entre los futbolistas extranjeros en Liga MX. Los jugadores foráneos tienen contratos donde se expresa que su salario se pague en dólares, y así evitar alguna variación económica por tema de devaluaciones o crisis de los países.

Jugadores como Guillermo Ochoa y Giovani Dos Santos, que tendrán un sueldo de al menos 3 millones de dólares anuales, con variables por objetivos, minutos jugados y disciplina, representan el ascenso del futbolista mexicano al nivel de los mejores jugadores del campeonato, como André-Pierre Gignac, Eduardo Vargas y Nicolás Castillo.

Hace seis años, según información de la revista Forbes, sólo había dos futbolistas mexicanos entre los 10 mejores pagados de la Liga MX. Ahora, Además de Guillermo Ochoa y Giovani dos Santos, Oribe Peralta y Miguel Layún se encuentran entre los siete jugadores del futbol mexicano con mejores salarios.

“Los fichajes de Giovani y Ochoa con América serán muy rentables a nivel de contenido televisivo, ahora que la competencia es con los medios digitales. En 20 minutos, se hizo tendencia el hashtag donde América anunciaba la llegada de Ochoa”, añade Ángel Palma.

Ochoa, Giovani y Layún son jugadores que gozan de un alto estatus en la Liga MX, después de su paso por clubes extranjeros.

La misión de América se centrará en monetizar las historias de Giovani y Ochoa y aprovechar las plataformas de difusión para que ambos fichajes, además de que cumplan con las expectativas deportivas, tengan un impacto mediático y financiero para el club.