Hasta la semana pasada, Manny Pacquiao se concentraba en impulsar una iniciativa que restablecería la pena de muerte en Filipinas, abolida hace 30 años. Ahora, se enfoca en algo menos polémico, su regreso a los cuadriláteros para enfrentar a Jessie Vargas el 5 de noviembre.

Trabajar en el Senado no es tan fácil cuando uno está entrenando. Uno debe administrar su tiempo y eso es lo que hice para esta pelea , reconoció Pacquiao.

El filipino, quien está en su primer periodo como senador en su país, no tendrá que compaginar dos empleos al menos durante unas semanas. El senado filipino está en receso, y Pacquiao llegó a Los Ángeles el fin de semana, ansioso por concluir su preparación para librar otro combate en una trayectoria profesional que abarca ya 21 años.

Pueden decir lo que quieran sobre Pacquiao y Vargas. Creo que es una pelea competitiva. Otros no lo piensan, y ésa es su opinión , dijo el promotor Bob Arum.

Pacquiao se ha fijado metas en boxeo como senador. Esos objetivos incluyen formar una comisión de boxeo en Filipinas.

Disfruto trabajando duro en el Senado, mientras sigo como boxeador , aseguró Pacquiao.

El filipino, a quien Nike le revocó un contrato este año tras afirmar que los gays eran peores que animales , es aliado del nuevo presidente Rodrigo Duterte, quien ha sugerido recientemente que su país estaría mejor sin mantener una alianza estrecha con Estados Unidos.

Pacquiao desestimó las preocupaciones de que esos comentarios puedan retirarle el apoyo de algunos fanáticos en un país donde ha ganado millones de dólares.

Todo está bien. Él ha aclarado todo sobre la relación entre Estados Unidos y Filipinas , aseveró.

El entrenador Freddie Roach comentó que marcha adecuadamente la carrera boxística de Pacquiao, misma que entró en una pausa tras un retiro temporal, el año pasado. En abril, el boxeador lució al imponerse sobre Timothy Bradley en el tercer combate entre ambos.

Pacquiao prometió en campaña asistir al Senado todos los días de sesión, por lo que sus entrenamientos los realizaba por la noche.

La estrella de Pacquiao perdió algo de brillo después de caer ante Floyd Mayweather Jr, en la pelea que más ganancias ha dejado en la historia. Subir al ring con Vargas difícilmente le devolverá el lustre. Arum ha añadido tres peleas por el título a la función, y busca por su cuenta vender el combate a la televisión, en la modalidad de pago por evento.