Luis Guillermo Madrigal entrenó su mente los últimos cuatro años, cuando pasó de Monterrey a Atlante, después a Querétaro, Mineros de Zacatecas y, finalmente, Alebrijes de Oaxaca.

Mientras los minutos y oportunidades de juego escaseaban, el delantero que fue mundialista juvenil con la selección mexicana Sub-17 y sub-20 se refugiaba en su familia, en videos motivacionales que le ayudaron a comprender la situación que vivía, para no caer en desesperación.

“Quizás en esa etapa tenía que entrenarme de otra forma, no futbolística, sino mentalmente. Lo hice y hoy que se me dio la oportunidad con madurez, salí adelante y se dieron los resultados”, responde Luis Madrigal, el campeón de goleo del Apertura 2017 en Liga de Ascenso.

Con 12 goles en 14 partidos y un promedio de una anotación cada 94.5 minutos de juego, el delantero que juega con Alebrijes de Oaxaca es el futbolista mexicano más efectivo en la estadística del gol.

En entrevista con El Economista, Luis destaca la importancia de recibir la confianza de Irving Rubirosa, su técnico en Alebrijes; de cómo una visoría de los Rayados de Monterrey, lo alejó del beisbol, deporte en el que se preparaba en una de las academias de lanzadores más importantes en Los Mochis, su ciudad natal.

El campeón de goleo en Liga de Ascenso busca que su logro despierte el interés de clubes de Primera División, pero sobre todo, conseguir el título con Alebrijes y mantener la confianza y participación con el club que le dio la oportunidad de convertirse en delantero titular.

¿Cómo contribuyó la Liga de Ascenso y Alebrijes de Oaxaca a tu desarrollo como delantero?

Estoy muy agradecido con ellos (Alebrijes) por la confianza que me dieron desde el primer día que llegué, por la continuidad que me han dado y creo que les he correspondido de buena manera.

La Liga de Ascenso me ayudó a madurar porque fueron momentos difíciles. Llegar a la categoría y no tener la actividad que yo pensaba, pero el amor propio, la familia que siempre me apoyó, me ayudaron a salir adelante para hoy tener estos resultados.

Había tenido dos torneos en Zacatecas, donde no tuve continuidad, pero gracias a Dios acá los resultados han sido diferentes y favorables.

¿Qué papel jugó Irving Rubirosa para que te convirtieras en campeón de goleo?

Desde que llegué habló conmigo, me dijo que siempre había sido el segundo o tercer delantero en otros equipos, pero que hoy tenía la oportunidad de ser el primero y él me iba a dar la continuidad que no había tenido, él esperaba tener buenos resultados de mí, y confiaba demasiado en mí.

¿Cómo enfrentaste la inactividad en los equipos a los que fuiste en préstamo y cuya premisa era la de ganar experiencia?

Trabajaba mentalmente para no desesperarme, trabaja extra, diferente, y me preparaba para aprovechar cuando llegara el momento.

He visto videos motivacionales y trabajaba para prepararme para ese momento que sabía que iba a llegar. Quizás en esa etapa tenía que entrenarme de otra forma, no futbolística, sino mentalmente.

Eres originario de una región donde la presencia del futbol profesional ha sido intermitente, ¿cómo fue tu acercamiento al balompié?

Soy de Sinaloa y yo era beisbolista por mi hermano. Mi padre era frontenista y tenista, entonces, la familia es deportista.

Entré a un colegio donde no había equipos de beisbol y me fui por el futbol porque ya lo practicaba con los amigos del barrio.

Desde los siete hasta los 14 años llevaba el futbol y el beisbol de la mano, hasta que participé en una visoría de Rayados, me escogieron para ir a pruebas a Monterrey, y ahí fue cuando tuve que tomar la decisión de dejar el béisbol. De hecho, si yo no quedaba en la pruebas de Monterrey, que fueron en diciembre, en enero iban a ir a checarme el brazo de una academia a los Mochis. Era pitcher, jardinero central o tercera base.

¿Qué te dejó la práctica del beisbol y qué aprovechaste para tu desarrollo como futbolista?

Me ayudaba mucho al fildeo del balón, me ayudó mucho al timing. El trabajo en equipo fue fundamental. El análisis del rival se puede hacer en todos los deportes, o se debería hacer para llevarle un paso al frente a tu rival.

¿Cuáles son tus objetivos profesionales, tomando en cuenta que Alebrijes todavía no recibe el certificado para ascender en caso de lograr el campeonato en Liga de Ascenso?

Sueño con regresar a Primera División, el premio de quedar campeón en el Ascenso es subir a Liga MX. En dado caso de que no se diera, tengo contrato de un año con Alebrijes y seguiré defendiendo esta plaza y playera con mucho orgullo.

Me siento contento por los resultados que he obtenido, pero también un poco triste por las pocas oportunidades que hay en Primera División, ojalá que el campeonato de goleo, me abra las puertas para regresar de nuevo.