El golpe fue fuerte, contundente. Nadie en el mundo del golf imaginaba que algún día uno de los suyos se vería inmiscuido en un escándalo de dopaje. Hasta la semana pasada, cuando el fiyiano Vijay Singh admitió en un artículo publicado por la revista Sports Illustrated haber hecho uso de sustancias prohibidas.

Deseo que se produzcan cambios en mi cuerpo , afirmó Singh, según el reportaje. Es difícil sentir la diferencia cuando recién llevas un par de meses haciendo esto . Éste es considerado el segundo caso de dopaje de manera oficial, con lo que empieza a manchar un deporte que hasta ahora parecía estar libre de este problema.

Según el artículo, Singh pagó 9,000 dólares para adquirir el rocío en noviembre del 2012, además de comprar aditivos en polvo y píldoras. El spray contiene la sustancia prohibida IGF-1, descrita como un anabólico natural que estimula el crecimiento muscular .

Esto es algo que la PGA estaba tratando de evitar formalmente desde el 2009, cuando el golf empezó a realizar pruebas de orina con el fin de detectar un posible uso de fármacos o sustancias que mejoren el rendimiento, como la hormona del crecimiento, la queratina o los esteroides.

Ese mismo año, el estadounidense Doug Barron se convirtió en el primer golfista sancionado por la PGA con un año de suspensión por dopaje.

Sin embargo, aunque la PGA tiene relativamente poco tiempo de realizar estos análisis para detectar a los golfistas que intenten hacer trampa para mejorar su rendimiento, la Agencia Mundial Antidopaje (WADA por su sigla en inglés) ha hecho estas pruebas desde el 2004.

De acuerdo con los reportes de los laboratorios de la WADA, entre el 2004 y el 2011, en el golf se han realizado 7,696 exámenes antidoping, de los cuales, 168 han tenido resultado adverso, aunque no se detalla el tipo de sustancia que se ha detectado en todos ellos.

Recién supimos de este reportaje. Por ahora, estamos investigando la situación , aseguró Ty Votaw, vicepresidente de comunicaciones del PGA Tour, tras conocer las acusaciones de dopaje en contra del fiyiano.

Hasta antes de Singh, Doug Barron había sido el único jugador en la historia del PGA Tour en ser castigado por dopaje. En el 2009, el estadounidense fue suspendido por un año tras dar positivo por uso de anabólicos.

Éste es un deporte en el que los propios jugadores saben admitir sus propios errores y muestran una honestidad más evidente que en otros deportes fueron las palabras del golfista Tiger Woods apenas el año pasado, previo a su participación en un torneo en Malasia, en Kuala Lumpur. Hoy, el golf parece estar empañado.

[email protected]