No es raro que el tiro con arco sea, junto con el taekwondo y los clavados, uno de los deportes que son prioridad para la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), pues es una de las disciplinas que ha logrado dominar en Juegos Panamericanos, Centroamericanos y Olímpicos, así como en los campeonatos mundiales en la última década, lo que además ha incrementado la popularidad del deporte.

Prueba de ello es el recién concluido campeonato mundial de la especialidad, que este fin de semana se realizó en Nimes, Francia, y dejó una cosecha para nuestro país de dos preseas, ambas de oro. Una de Aída Román en recurvo y otra del equipo femenil de arco compuesto integrado por Linda Ochoa, Brenda Merino y Rosalía Domínguez.

Sin embargo, el éxito de este deporte no es fortuito. De 1987 a la fecha los arqueros nacionales han puesto en la mira internacional a nuestro país, pues desde los Juegos Panamericanos realizados ese año, en Indianápolis, la cosecha de medallas ha crecido exponencialmente, no sólo en justas regionales sino también en campeonatos del mundo y Juegos Olímpicos.

En esa justa panamericana México se adjudicó dos platas, ambas en la modalidad Gran Fita, por equipos en la rama varonil y femenil. Cuatro años más tarde, en La Habana 1991, la delegación nacional se volvió a adueñar del subcampeonato en las mismas ramas y modalidades.

Aunque después vino un bajón de resultados, en el 2007 el deporte volvió a retomar impulso en los Juegos Panamericanos de Río de Janeiro, para quedarse con dos títulos: el individual femenil y por equipos femenil. En Guadalajara 2011 no pudieron revalidar sus títulos pero sí se quedaron con una plata por equipos varonil y bronce individual femenil.

A nivel regional México es considerado también una potencia, pues sólo en los pasados Juegos Centroamericanos y del Caribe de Mayagüez en el 2010, nuestro país dominó con Juan René Serrano, quien se coronó como el rey de la justa con ocho preseas de oro; seguido de Aída Román, quien obtuvo siete oros y una plata. Linda Ochoa, Ana Crisanto y Pedro Vivas, con ocho, siete y seis preseas, respectivamente.

En tanto, en campeonatos del mundo México también ha logrado éxitos en la última década gracias al talento combinado de arqueros como Aída Román, Juan René Serrano, Mariana Avitia, Luis Eduardo Vélez, Pedro Vivas, Linda Ochoa y Ana Crisanto.

Sumados a los conseguidos el fin de semana, los arqueros nacionales han sumado títulos mundiales en el 2009 (compuesto cadetes varonil), 2010 (compuesto por equipos varonil), 2011 (compuesto junior femenil) y 2013 (compuesto junior varonil).

El éxito más grande para los arqueros nacionales ocurrió durante los Juegos Olímpicos de Londres 2012, cuando Aída Román, actual campeona mundial, y Mariana Avitia, consiguieron la plata y el bronce, respectivamente, siendo las primeras medallas olímpicas para México en esta especialidad.

ÉXITOS HAN DISPARADO POPULARIDAD

Ha sido todo este boom a lo largo de los años lo que ha hecho que, a decir de Effy Sánchez, presidenta de la Federación Mexicana de la especialidad, la popularidad de esta disciplina se haya disparado en 100%, pues hoy tenemos cada vez más jóvenes que buscan practicar este deporte que nos ha dado grandes satisfacciones como país , expresó hace unos meses a este diario.

No obstante, ser un arquero en México no es cosa sencilla. De acuerdo con algunos datos recabados por este diario, la práctica de este deporte a nivel de alto rendimiento requiere una inversión mínima de 40,000 pesos por arquero, debido a que se requieren gran variedad de accesorios para poder practicarlo.

Sin embargo, para arqueros como Aída Román la inversión parece haber valido la pena, pues hoy ha logrado entrar a un selecto grupo de campeonas del mundo, en las que se sumó a María Espinoza, Paola Espinosa, Laura Sánchez, Belem Guerrero, Ana Guevara e Iridia Salazar.

Aída Román obtuvo el título del Campeonato Mundial de Tiro con Arco Bajo Techo, luego de vencer en la final a la japonesa Miki Nakamura