Junio del 2018: 

-"Un grupo vinculado a ISIS impulsa a los lobos solitarios a capitalizar con las masas de espectadores en los partidos de la Copa Mundial en Rusia y matarlos a todos".

-"Atacaremos a Rusia para duplicar la alegría de Eid (que en árabe refiere a la fecha religiosa de los musulmanes que marca el final del Ramadán, el mes sagrado islámico de ayuno)".

Lo anterior, son mensajes firmados por grupos vinculados a los representantes del Estado Islámico (ISIS, por sus sigla en inglés) o Daesh, en árabe.

Desde octubre del 2017 a la fecha el portal de monitoreo y análisis sobre el terrorismo, Site Intelligence Group, ha contado más de 40 alertas de amenazas al Mundial. En paralelo, este periodo coincide con la pérdida de dominio de ISIS en las capitales de Raqqah (Siria) y Mosul (Irak). Pero la violencia ideológica sigue su curso a través de carteles que invitan a los grupos afiliados a crear terror.

Matthew Rojansky explica a El Economista por qué el Mundial es tan atractivo para ISIS como eje de amenaza. El analista de política y sociedad sobre las relaciones de los Estados Unidos con Rusia y los estados de la antigua Unión Soviética ha sido responsable de varios cargos por su especialización en la región. Entre ellos, fue consultor de políticas en la Embajada de Estados Unidos en Kiev, Ucrania.

“Ciertamente, ISIS ha dicho muchas veces que Rusia sería un blanco atractivo para el terrorismo, porque tiene un importante evento mundial donde quiere mostrar una imagen positiva al mundo. Las amenazas no han sido para los medios de comunicación rusos el foco principal de atención. Los medios estatales se centran en presentar la Copa del Mundo como un gran evento deportivo y político mundial. Por ejemplo, dan espacio para mostrar la bienvenida que Vladimir Putin hace a otros jefes de Estado para mirar los partidos juntos”.

Pero para el terrorismo la calma en territorio rival representa una oportunidad para inquietar con imágenes explícitas de hostilidad al Mundial.  La propaganda refleja la razón de la creación de ISIS: ser una afrenta al mundo de Occidente.

¿Pero quiénes son ellos?

Se nombran representantes del Estado Islámico y hacen respetar su ideología a través de grupos militantes. Desde el año 2004 juraron lealtad a Al Qaeda tras la invasión estadounidense en Irak. En el 2010, su líder fue Abu Bakr al Baghdadi y desde el 2013 se unieron a la guerra en Siria contra el gobierno establecido. Se han expandido y capturado ciudades para establecer el califato, un sitio gobernado por la interpretación extremista de las leyes del Islam. Miles de combatientes extranjeros han profesado fidelidad a ISIS, estableciendo grupos afiliados en países como Egipto, Libia, Nigeria. Incluso, existen ramas en Canadá y Estados Unidos.

James Dorsey, periodista y especialista en futbol en Medio Oriente y África del Norte en la escuela de Estudios Internacionales de la Universidad Tecnológica de Nanyang, Singapur comenta a nuestro diario que:

“El futbol es un objetivo oportunista. El atentado afuera del estadio de Francia en noviembre del 2015, hace ver que el futbol es un objetivo obvio por la audiencia que llama. Y sería un estadio, no Lionel Messi. No existe la seguridad al 100 por ciento. Rusia hará lo mejor por la seguridad y así se reducirán los riesgos, pero es como lanzar una gota en el cielo y ver hacia dónde va el viento, nadie puede predecir eso”.

En agosto del 2014, Barack Obama pidió autorización al Congreso para intervenir en Siria como respuesta al ataque masivo y mortífero con gas sarín en áreas civiles. Ese mes, fue ejecutado el periodista estadounidense James Foley.

“Gran captura en el Día de Acción de Gracias, asesinado en el cumpleaños de mi mamá”, se lee en sus labios.

Foley, capturado en Siria mientras cubría la guerra civil, vestía una bata naranja cuando fue públicamente asesinado. Caminó descalzo sobre la tierra seca hasta que le pidieron ponerse de rodillas. Su ejecutor de origen londinense identificado como Jihadi John vestía por completo de negro y sólo se asomaba su voz, sus cejas y los ojos que miraban fijamente un cuchillo que apuntaba hacia una cámara.

“He vuelto, Obama, y he regresado por tu arrogante política exterior hacia el Estado Islámico, debido a tu insistencia de continuar tus bombardeos a pesar de nuestras serias advertencias. Así como tus misiles continúan golpeando a nuestra gente, nuestro cuchillo seguirá golpeando los cuellos de tu gente”.

Ésta es una de las maneras en la que ISIS se presenta ante el mundo. Le favorecen los atentados exhibicionistas para hacerse propaganda.

Stephan Sberro, académico de estudios internacionales del ITAM y codirector del Instituto de Estudios Europeos de Integración, señala que los terroristas e islamistas representan una amenaza en todos los sectores.

“Todo lo que pueda aterrorizar y en particular el futbol, que es el deporte más popular, constituye un blanco privilegiado, codiciado. Recordemos el antecedente de los Juegos Olímpicos de Múnich 1972 (en el que terroristas palestinos asesinaron a dos atletas israelíes, y tomaron a otros nueve como rehenes)”.

Las imágenes en las propagandas de amenazas en medios yihadistas han marcado entre sus objetivos la captura de Messi, Neymar, Cristiano Ronaldo, Didier Deschamps y Gianni Infantino. La plaza roja y los estadios sede del Mundial con bombas en explosión y vigilados por combatientes del Islam.

Entre los mensajes se pueden leer cosas como:

-“Lobos del califato, estén listos y firmes para pronto la temporada de cacería”.
-“Una advertencia a atacar el Mundial FIFA, la victoria será de nosotros”.
-“Elija las multitudes aglomeradas en las calles o fuera de los estadios y lugares con menos vigilancia”.
-“No es necesario ingresar al estadio (...) ¡Dominó! Un juego que puede ser jugado casi en cualquier parte (...) ¡Especialmente antes y después del juego!”.

El sistema operativo de ISIS no se queda en las armas, son un grupo que cuenta con sus especialistas para usar la dark web y retar la ciberseguridad.

Incluso, la organización especializada en evaluar y analizar la campaña de amenazas del terrorismo, Site Intelligence Group, aglutina el contenido de esta naturaleza y este mes de junio publicó un reporte para explicar el comportamiento de Isis hacia el Mundial de futbol.

Otro esfuerzo es el reporte de Tecnología y Terrorismo, un estudio que provee una guía para ayudar a combatir el terrorismo en línea, dirigido a las agencias reguladoras y las compañías de Tecnologías de la Información y la Comunicación.

Sin embargo, YouTube y Google siguen siendo un canal de desahogo. Pese a medidas de seguridad, hasta ahora los grupos terroristas han logrado publicar su contenido.

“El Estado Islámico no es el único, por eso hay que luchar contra todos y juntos, porque nadie puede lograr la victoria con su propio esfuerzo. Y un ejemplo de eso son los acontecimientos en Siria, Afganistán. Así que hay que cerrar filas”, menciona el embajador de Rusia en México, Eduard Malayán.

¿Si fueras elegido como asesor de FIFA para dar información a los asistentes a la Copa Mundial sobre la amenaza de Isis. ¿Qué dirías?

Debe tomarse en serio, pero no debe convertirse en una razón para aumentar la hostilidad o la desconfianza entre las naciones o los individuos. Existen herramientas y métodos de aplicación de la ley bien probados y comprobados para prevenir el terror.

Responde el especialista, Matthew Rojansky.

P.D: Lector, ¿qué prioridad le darías tú al tema?

marisol.rojas@eleconomista.mx