La Premier League de Inglaterra es el torneo más atractivo para los inversionistas extranjeros. Desde que Roman Abramovich adquirió 50% de las acciones de Chelsea para la actual temporada del torneo inglés, son 11 de los 20 los equipos que tienen como dueño a un empresario extranjero, la cifra más alta entre las cinco principales ligas de Europa.

Los millonarios estadounidenses son los que suman la mayor cantidad de equipos entre las categorías estelares del balompié europeo, ya que siete de los 18 equipos propiedad de extranjeros -de un total de 98- son estadounidenses. Árabes y rusos, con tres cada uno, le siguen como dueños de clubes en el viejo continente.

En Inglaterra sólo seis equipos tienen capital 100% inglés, ya que para efectos de la Liga, Gales no es considerado como territorio extranjero. Norwich, Swansea y West Ham tienen inversionistas galeses y, en el caso de los dos últimos, sudafricanos e islandeses, aunque con participación minoritaria.

El caso contrario se muestra en la Bundesliga, donde por reglamento ningún socio, accionista o empresa puede tener más de la mitad del total de las acciones del club. Bayer Leverkusen y Wolfsbrugo son los únicos que son propiedad total de una compañía, debido a que la regla entró en vigor en 1999, cuando las empresas ya eran dueñas de los equipos. Adidas y Audi mantiene un porcentaje conjunto de apenas 10% de las acciones de Bayern de Múnich.

Según datos de la UEFA, 78% de los equipos europeos tiene como dueño a un solo inversionista o empresa; mientras que 20% está constituido en asociaciones o un grupo de empresarios dueños del club; por otra parte, seis de cada 10 equipos en Europa son parte de la división deportiva de empresas o inversiones de los empresarios, como en el caso de PSG y Qatar Investment Authority o Liverpool y Fenway Sports Group.

Los equipos españoles se mantienen con un modelo de gestión de sociedades, ya que la mitad de los equipos definen su destino mediante la participación de los miles de socios dueños del club. Por ejemplo, Barcelona tiene 222,980 y Real Madrid 96,966 socios que mediante votaciones deciden el proyecto de las entidades.

Sólo dos empresarios extranjeros han invertido en la Liga de las Estrellas, Nasser al-Thani en Málaga y Giampaolo Pozzo en el Granada; además existe el modelo donde empresarios españoles son accionistas mayoritarios como: Miguel Gil Marín en Atlético de Madrid; Fernando Roig con Villarreal; Ángel Torres en Getafe y cinco equipos más que comparten esta estructura.

Roma e Inter de Milán son los únicos clubes italianos en manos de extranjeros y cada vez menos familias son dueñas de equipos, tradición que por años caracterizó al futbol italiano, tan sólo Juventus, Sampdoria y Fiorentina mantienen el modelo.

En Francia, Marsella, Mónaco y París Saint-Germain tienen inversión foránea; las empresas Danone, Grupo Louis Dreyfus y Peugeot también son administradoras y dueñas de equipos en la Primera División francesa. El modelo de accionista mayoritario les permite ocupar la Presidencia del club.

LA SEGUNDA DIVISIÓN TAMBIÉN APETECE A LOS MILLONARIOS

En la categoría secundaria del futbol inglés, 58% de los equipos para esta temporada está en manos de inversionistas extranjeros. Los millonarios asiáticos de Hong Kong, India, Tailandia, Malasia y Medio Oriente han apostado por comprar equipos en el Championship, invertir grandes recursos y ascender a la Primer League.

Roland Duchatelet es dueño de dos equipos en Segunda División. Charlton, en Inglaterra, y Alcorcón, en España, forman parte del holding del empresario belga. Giampaolo Pozzo ostenta la propiedad de tres equipos entre las cinco principales ligas europeas; Watford buscará llegar a la máxima categoría del futbol inglés y unirse a sus hermanos Udinese y Granada.

En la Segunda División de España destacan los casos de Sabadell, cuyo dueño es el japonés Keisuke Sakamoto, y Mirandés, que tras las deudas excesivas y ante el cambio de régimen legal a Sociedad Anónima Deportiva, jugadores, socios y directivos del club abonaron aproximadamente 3 millones de euros para convertirse en socios mayoritarios del club.

Alessandro Ruggeri, con 26 años, es dueño de Atalanta y el más joven del continente. Las únicas dos mujeres propietarias de equipos son: Margarita Louis Dreyfus, de Olympique de Marseille, y Katarina Liebre, del Southampton de Inglaterra.

eduardo.hernandez@eleconomista.mx