El anillo y trofeo de campeón de la temporada 2012 de la NFL estará en la familia Harbaugh; ¿John o Jim? sólo será cuestión de dos domingos para conocer al afortunado. San Francisco 49ers y Baltimore Ravens serán los contendientes por el Super Bowl XLVII.

El sarcástico baile de Frank Gore en el último cuarto aseguró que San Francisco 49ers derrotara como visitante 28-24 a Atlanta Falcons, en el NFC Championship, y volviera a un Super Bowl tras 18 años de asueto, con lo que se convirtió en el primer pasajero a New Orleans, el escenario donde hace 23 temporadas abrillantara el que en su momento fue el cuarto de cinco títulos de los que goza.

Gore, Colin Kaepernick y el resto del ataque de un lado, más la férrea defensa que creció en instantes oportunos son los principales responsables de regresar júbilo a los aficionados gambusinos en Estados Unidos y a una abundante afición mexicana.

La escuadra de Jim Harbaugh debió revertir 17 puntos de desventaja –la más amplia en un duelo por la NFC- a partir del segundo cuarto. Primero, con serie de 11 jugadas que culminó con carrera de 15 yardas a las diagonales por parte de LaMichael James y minutos después con drive de siete acciones para que Kaepernick enlazara pase de cuatro yds a Vernon Davis.

Tony Gonzalez, con recepción de 10 yds, estiró la delantera para Atlanta, 24-14 antes del descanso. Posteriormente, llegaron las embestidas de Gore con anotaciones de cinco y nueve yardas en conducciones por el lado derecho de su línea.

San Francisco frenó la reacción de Falcons en los minutos finales para que los de la Bahía intenten el próximo 3 de febrero mantener récord perfecto en media docena de Super Bowls.

RAVENS ACABA?CON BRADY Y PATRIOTS

Baltimore aniquiló toda ilusión de que Tom Brady lograra su cuarto título. El linebacker Ray Lewis garantiza terminar su carrera en el duelo más importante de la NFL y Joe Flacco, con sobresaliente segunda mitad, ayudó para que Ravens se impusiera a domicilio por 28-13 a New England, en el AFC Championship.

El pasador de 28 años acertó envíos a las diagonales de cinco yds para Dennis Pitta, en el tercer cuarto, y dos más para Anquan Boldin en el último cuarto, de tres y 11 yds, para que Ravens llegue a su segundo Super Bowl en la historia e intente cobrar revancha de la derrota de hace un año en la misma instancia.

Apegados a su genética desde que surgieran en 1996: el rigor y violencia en el golpeo, la defensa de los discípulos de John Harbaugh, la número 17 del circuito, aminoró toda opción para que Pats repitiera por segundo año en fila en el Juego Grande.