Tras la apertura del Mundial de Clubes en Marruecos, el futbol latinoamericano se prepara para la entrada en acción en el torneo, el sábado en cuartos de final con el Cruz Azul, antes de que el San Lorenzo argentino juegue el miércoles en semifinales. Serán los dos equipos que representen al futbol de la región en la gran cita futbolística de cada cierre de año y es la primera vez que estas formaciones acuden al torneo.

San Lorenzo llega tras ganar este año su primera Copa Libertadores y con la responsabilidad de buscar el primer título para Argentina en el Mundial de Clubes, después de que Boca Juniors (2007) y Estudiantes (2009) quedaran subcampeones en las anteriores participaciones albicelestes.

Será en la capital marroquí y en cuartos de final donde inicie su participación Cruz Azul ante el campeón de la zona asiática, el Sydney Wanderers.

Es la primera vez que Cruz Azul va y sabemos la gran importancia de un torneo de esta magnitud, la oportunidad que tenemos de mostrarnos al mundo contra rivales tan fuertes , dijo su entrenador, Luis Fernando Tena, la pasada semana en la concentración en España.

La Máquina afronta el reto con una misión clara: conseguir que México llegue por fin a la gran final del Mundial de Clubes, un objetivo que se le resiste al país pese a que tiene el récord de participaciones, con nueve presencias de sus equipos en 10 ediciones. Todas salvo la del 2005, cuando fue el Saprissa costarricense el que representó a la Concacaf.

Hasta ahora, los terceros puestos del Necaxa en el 2000 y del Monterrey en el 2012 han sido las mejores actuaciones mexicanas.