La sonrisa regresó al rostro de Cristiano Ronaldo, futbolista que recuperó su mejor nivel, la seguridad en sus piernas, en su futbol, que terminó por redondear el pase de Portugal a cuartos de final y acrecentó la pesadilla holandesa, que ayer se despidió de la Eurocopa con su tercera derrota a cuestas.

De la mano de su capitán, los lusitanos se impusieron 2-1 a la Naranja Mecánica y alimentaron la esperanza de su afición, que desde ahora ya se ilusiona con superar a la República Checa y así, ganar su boleto a las semifinales.

La de ayer fue una verdadera prueba para el jugador de Real Madrid, quien se había ido abucheado a media semana tras errar goles que ya eran festejados. Y es que muy temprano Portugal se vio en desventaja tras el golazo de Rafael Van der Vaart al 11.

Justo en ese instante, el holandés recibió un servicio de Arjen Robben, levantó la mirada y, sin pensarlo, prendió la pelota con la zurda, para colocarla en el ángulo y alimentar la esperanza.

Parecía que los lusos la pasarían mal y comprometerían su calificación, pero no. Cristiano no lo quiso así. Ronaldo ayer dio una cátedra de profesionalismo, carácter, recuperando pelotas en propio terreno, acarreándolas hasta el otro lado de la cancha.

Simplemente, fue un líder que hoy ya puede sentirse en paz consigo mismo, con sus compañeros, afición, con su país.

Fue al 28 cuando Cristiano consiguió su primer gol de la noche, al recibir un servicio medido de Joao Pereira que le permitió ganarle las espaldas al zaguero que lo marcaba, para finalmente entrar al área y disparar al primer palo.

Para el segundo tiempo, luego de generar mucho peligro y acciones de gol que sus compañeros desaprovecharon, al 74 decretó la victoria de su equipo, tras recibir una pelota de Nani, hacer un recorte y disparar con potencia.

Apenas chocó la pelota con las redes, Cristiano recuperó la sonrisa, se derrapó en el césped, gritó como nunca un gol con su país y comenzó a saborear los cuartos de final ante los checos.

ALEMANIA CERRÓ ?DE MANERA PERFECTA

Alemania se impuso 2-1 a Dinamarca y se adjudicó su tercer triunfo, resultado que le permitió avanzar en primer lugar del Grupo B. Lucas Podolski y Lars Bender fueron los anotadores teutones, mientras que Michael Krohn-Dehli había empatado momentáneamente el partido.

(Con información de Carlos Herrera)