Chris Paul no está en la arena de los Phoenix Suns. Desde el 16 de junio se encuentra cumpliendo un aislamiento protocolario a causa de resultar positivo a covid-19, sin embargo, Jae Crowder piensa que desde su confinamiento continúa influenciando al equipo. ¿Cómo? durante el primer juego de la serie contra los Clippers por las Finales de Conferencia, el hermano mayor de Chris, C.J. Paul, dictaba enérgico instrucciones a los jugadores desde las gradas.

“Sé que fue CP”, dijo Crowder a la reportera Rachel Nichols, quien tuiteó: “Jae Crowder me dijo que sospecha que Chris Paul estaba enviando mensajes de texto a su hermano CJ durante el juego porque CJ estaba gritando puntos de estrategia desde la línea lateral”.

Paul tiene un conjunto de habilidades más allá de la cancha, lo que ya es mucho que decir, pues el 11 veces All-Star promedia en su carrera 18.3 puntos por partido y 9.4 asistencias. Estas cualidades tienen que ver con su enfoque cerebral del juego y su capacidad para comunicarse con sus compañeros.

El base de los Suns es considerado el jugador más inteligente de su generación, tiene una amplia visión de juego y una gran capacidad de leer las jugadas y anticiparse a lo que sucederá después (en la NBA a esto se le denomina el IQ del basquetbol), que lo ha mantenido en el mejor nivel durante mucho tiempo.

Esta temporada, el armador de los Suns fue considerado, según la encuesta anual a los gerentes generales, como la contratación de más impacto con el 44% de los votos, una opinión respaldada por su su aporte para que la franquicia regresara, por primera vez en 10 años, a la zona de Playoffs. La encuesta también reveló que los gerentes piensan que el jugador será un gran head coach algún día (36% de los votos).

Sin embargo, el juego no ha recompensado su intelecto. En 16 años de carrera nunca ha ganado un premio MVP, ha entrado en 13 ocasiones a los Playoffs, pero nunca llegó a las finales y esta es apenas la segunda ocasión que su equipo accede a las finales de conferencia.

“Ahora tiene más sentido para mí cómo Chris Paul ha sido tan bueno durante tanto tiempo porque lo que hace es manipular todo para tomar ventaja de algo que vio. Y llama sus jugadas porque sabe que tal equipo va a reaccionar de cierto modo”, expresó Damian Lillard, base de Portland Trail Blazers, en el podcast de JJ Redick.

Paul considera que la experiencia es la mejor maestra y compañera, pero ver las grabaciones de los juegos le ayuda a estudiar. Cuando no está en el gimnasio o no es noche de juego, se sienta en su casa a mirar videos, es su forma de estudiar, aprender las tendencias de los basquetbolistas y sus jugadas.

“No solo con tu defensa u ofensiva. Con los árbitros, con todo. Una vez que empiezas a pensar en esas cosas, el juego se vuelve mucho más fácil y parece mucho más lento cuando observas a los equipos y reconoces sus jugadas y acciones y las tendencias de los jugadores”, añadió Lillard.

Tanto para el entrenador de los Suns, Monty Williams, como para los jugadores, el aporte de Chris Paul a la organización es innumerable, comenzando por una mentalidad ganadora contagiosa hasta su compromiso en su dieta y su rutina diaria de ejercicio.

"Prestando atención a los detalles. Abordando el juego de la manera correcta. Viendo las pequeñas cosas y anticipándose. No pensar como un jugador de baloncesto normal, sino anticiparse y saber cuáles son las tendencias de los equipos y cómo podemos mejorar, de qué otra manera podemos modificar una ofensiva o la defensa. Simplemente ser consciente de cualquier detalle”, detalló Deandre Ayton.

fernanda.vazquez@eleconomista.mx