El Manchester United, que cuenta en sus filas con el mexicano Javier Hernández, se adjudicó este sábado el clásico inglés tras imponerse 2-1 al Liverpool en Old Trafford, en el arranque de la jornada 25 de la Liga Premier.

Wayne Rooney fue el jugador más destacado del encuentro al guiar a su equipo a una nueva victoria, pues anotó los dos goles, a los 47 y 50 minutos; el uruguayo Luis Suárez, por su parte, recortó distancias al 80.

Con el triunfo, el United tomó el liderato momentáneo con 58 puntos, en espera de lo que haga el Manchester City (57), que este domingo visitará al Aston Villa, mientras que Liverpool continúa fuera de los puestos europeos con 39 unidades que lo ubican séptimo general.

El "Chicharito" Hernández, quien la fecha pasada entró de cambio y rescató el empate para los pupilos del escocés Alex Ferguson (3-3 con Chelsea), debió conformarse con ver el partido desde el banco de suplentes.

Como era de esperarse el choque comenzó intenso, con buen ritmo y con ambos conjuntos creando ocasiones, aunque en esta primera mitad no tuvieron buena puntería.

Conforme pasaban los minutos el "ManU" se acomodó mejor sobre el terreno de juego y generó mayor peligro, aunque sus delanteros siguieron sin poder culminar sus jugadas en gol.

Fue hasta la segunda parte que los "Red Devils" hicieron de las suyas y lograron superar al arquero español Pepe Reina. Rooney no desperdició un tiro de esquina para, desde el corazón del área, mandar el esférico al fondo de las redes, al 47.

Tres minutos después "El niño malcriado" incrementó la ventaja con potente disparo de zurda; el ecuatoriano Antonio Valencia fue quien lo habilitó tras un contragolpe.

Los "Reds" se vieron obligados a adelantar sus líneas, sin embargo, se estrellaron ante una zaga bien ordenada, sólo Suárez fue capaz de superarlos y fusilar al español David De Gea para descontar a diez minutos del final.

La polémica del cotejo la protagonizó Suárez, quien fue suspendido ocho encuentros por supuestos insultos racistas al francés Patrice Evra, a quien antes de iniciar el partido le negó el saludo.

Al ver la acción, Rio Ferdinand tampoco le tendió la mano al charrúa.

JSO