La primera preocupación de la selección de Alemania, en su choque ante Ghana el miércoles, será alcanzar los octavos de final del Mundial de Sudáfricay no salvar a su entrenador, Joachim Low, según declararon este lunes Cacau y Arne Friedrich.

"Nadie va a plantear este partido diciendo que es decisivo para el entrenador. Todo el mundo sabe que queremos continuar trabajando con él", explicó Friedrich.

"De todas formas, nadie sabe lo que él ha decidido. Incluso si ganamos el Mundial, no está claro que siga" en el cargo, agregó el central.

"Este partido es demasiado importante para que pensemos en otras cosas. Disputamos el Mundial, representamos a la Federación alemana y a Alemania", subrayó por su parte el delantero brasileño naturalizado germano, Cacau.

El contrato de Low con la Federación de Alemania termina justo después del Mundial y el seleccionador que ocupa el banquillo germano desde 2006 mantiene las dudas sobre su futuro dirigiendo al combinado pese a que la organización quiere prolongarle en el puesto hasta 2012.

En caso de derrota contra Ghana y de eliminación de la fase de grupos, lo que sería algo inédito para la selección de Alemania en un Mundial, los observadores futbolísticos del país europeo esperan que Low, de 50 años, dimita el jueves.

El director técnico, el ex internacional Matthias Sammer, sería el candidato ideal para sustituirle.

Pero Friedrich manifestó estar convencido de que la dimisión de Low no ocurrirá, porque Alemania debería derrotar a Ghana. "El seleccionador nos repitió que tiene confianza en nosotros, nos da la impresión de que está determinado y tranquilo", concluyó.