Miguel Layún se convirtió en el comodín de Juan Carlos Osorio en la Selección. La experiencia avalaba su versatilidad para jugar como lateral, tanto en el lado derecho como el izquierdo, pero con la Selección Mexicana ha llegado a jugar como mediocampista, (interior suele llamarle el técnico colombiano) la posición que también ha experimentado en Sevilla.

El futbolista mexicano fue el lateral izquierdo titular de México durante la eliminatoria y la Copa Confederaciones, sólo Jesús Gallardo pudo pelearle el puesto, pero Miguel continúa en la mira de Osorio ahora como mediocampista.

Miguel, Jesús Corona y Giovani Dos Santos son los jugadores que se han desempeñado hasta en cuatro posiciones diferentes del campo durante el proceso de Juan Carlos Osorio.

De los 20 jugadores de campo inscritos para el Mundial de Rusia 2018 en la lista final, 17 han jugado en dos posiciones diferentes y seis lo han hecho en tres lugares del campo distintas.

“Sobre el tema concreto de Jesús Molina, Oswaldo Alanis y Jurgüen Damm, tomamos la decisión bajo cuatro factores: la competencia directa con un jugador en la misma posición al que consideramos que puede jugar en cualquier escenario.

Segundo, la competencia con una segunda posibilidad u opción; tercero, los lesionados y el cuarto la polifuncionalidad de algunos”, justificó el técnico colombiano sobre la definición de los 23 jugadores que asistirían al Mundial.

El debate de las rotaciones

Diego Reyes —a pesar de estar lesionado- ha jugado de central, lateral derecho y contención, misma situación que Edson Álvarez, por lo que le ganó el lugar a Jesús Molina, que con Osorio sólo ha jugado de mediocentro.

“No es una complicación, lo veo como una virtud futbolística que además es muy común y me sorprende que en México nos alarmemos cuando es lo más común en el resto del mundo”, indica José Antonio Noriega, especialista de ESPN.

Giovani Dos Santos se encuentra en una situación similar, ya que la poca actividad en el proceso de Osorio, apenas 15 de los 30 partidos de todo el proceso mundialista, aunado a la competencia de jugadores que se consolidaron, como Jesús Corona e Hirving Lozano, le ha impedido adueñarse de una posición en la alineación.

El futbolista ha jugado de interior por ambos lados, derecho e izquierdo, mediocentro y delantero.

“Hacer muchos cambios crea confusión no sólo en los jugadores, sino una confusión sobre el propio sistema”, argumenta Miguel España, comentarista para TDN sobre cómo afectan a los futbolistas los cambios de posición que desempeñan en la cancha.

El exfutbolista indica que la estrategia donde los jugadores deben encargarse de desempeñar diversas posiciones puede resultar en algunos partidos, aunque no como un sistema estable porque “siempre hubo una posición en la que te sientes más cómodo y a eso le sumas que vas haciendo sociedades con los compañeros”, señaló Miguel España.

Héctor Moreno, Hugo Ayala y Oribe Peralta son los únicos que no se han desempeñado en más de una posición, porque incluso Javier Hernández y Raúl Jiménez han jugado como extremos.

eduardo.hernandez@eleconomista.mx