Adrián registra un promedio de bateo por debajo de los mejores 50 beisbolistas de high school, del área de San Diego, quienes registraban un promedio arriba de .400 y en sus primeros dos años registró un cuadrangular. Su papá, David González, sabía que si quería que los números de sus hijos mejoraran, no era suficiente con practicar beisbol.

David optó por acudir al Comité Olímpico de Estados Unidos y contrató un entrenador, que se encargaba de formar a atletas de alto rendimiento. Fueron cinco meses en las que Adrián y Edgar González no agarraron un bat ni una bola.

Un beisbolista no se forma bateando y pitcheando, nada más , menciona David González, papá del jugador de Los Angeles Dodgers Adrián González y del ahora coach Edgar González, además es el propietario de Academia González Sports.

David recuerda que sus hijos entrenaron durante cinco meses bajo cualquier condición. Al regreso a la escuela, en su tercer año bateó para .645, pegó 15 cuadrangulares y empujó carreras como ningún otro pelotero. Y no agarró ni un guante, ni un bat o pelota durante esos meses , comentó.

Adrián debutó en el 2004, con los Texas Rangers. La temporada de las Grandes Ligas que dará inicio el próximo 2 de abril, significará la número 14 en su carrera, periodo en que ha permanecido en cuatro organizaciones, ha sido seleccionado en cinco ocasiones para el Juego de Estrellas y cuatro veces ha ganado el Guante de Oro (2008, 2009, 2011 y 2014). El primera base también acumulará su cuarta participación con México en un Clásico Mundial de Beisbol.

Don David explica que lo sucedido con su hijo fue que era más ágil y reaccionaba más rápido, llegaba un poco más rápido a la primera base y no le hacían out tan fácil. Sus batazos eran más sólidos y fuertes. Los que eran dobletes ahora eran cuadrangulares .

El entrenamiento es una parte fundamental en la formación de Adrián. Ahora, a través de sus redes sociales muestra cómo se prepara en la temporada baja, en el gimnasio y en su programa incluye el box.

El pelotero mexicano lo que hace, generalmente, no voy decir que todos, es hacer pesas. Pero el chiste es que todo el cuerpo funcione correctamente, que sean ágiles, explosivos, atléticos, todo eso ayuda cuando uno ya sabe jugar beisbol. La calidad del beisbol en México es buena, pero podemos ser mucho mejores , relata David González.

En su paso por la organización de los Venados de Mazatlán, Adrián le comentó a su papá que les pondría un gimnasio, cuando firmara un contrato grande. David no estaba de acuerdo con la idea de su hijo, ya que en aquel momento la organización pertenecía a la Cervecería Modelo y le dije que nunca tendría el dinero que la empresa y que lo platicáramos después del juego .

El propietario de Academia González Sports le indicó a Adrián que debían apoyar a los niños y jóvenes, porque son el futuro de cualquier país. El deseo de Adrián es que lleguen más peloteros mexicanos a las Grandes Ligas; el único legado que dejará es que los peloteros sean mejores peloteros, por eso está con la Liga Telmex y no cobra ni un centavo, sólo pone su tiempo , acota David González.

Academia de Sinaloa, sueños de Grandes Ligas

Su objetivo es llegar a los New York Yankees. Luis Felipe Valdés Pérez, de 16 años, es parte del grupo de 60 chicos que entrenan en Academia de Beisbol de Sinaloa, la cual trabaja en convenio con las Grandes Ligas. Los jóvenes acuden por las mañanas a la escuela y por la tarde entrenan de 3 a 4 horas, de lunes a sábado. Se estima que en su manutención se invierte mensualmente entre los 5,000 y 6,000 pesos.

Esta es una academia libre, sin que un equipo en particular sea dueño de los chicos. Si alguno de estos muchachos le interesa a algún mexicano o norteamericano, el jugador y su familia son los que negocian, nosotros no entramos en el tema de bonos de derechos , puntualizó Amadeo Zazueta Lafarga, director de la Academia de Beisbol de Sinaloa.

La alianza de las Grandes Ligas permite que instructores acudan a la academia y permanecen por tres semanas, así el proyecto de desarrollo lo aplican los instructores locales de acuerdo con los que ellos indican.

La estancia de los prospectos se estima es de tres años. La edad de los chicos que reclutaron está entre los 13 a los 16 años y prácticamente hay representación de todo el país.

No sólo es desarrollar peloteros, queremos que lleguen a las Grandes Ligas, pero si no se logra queremos que sean buenos ciudadanos integrales , comentó Russell Vasquez, coordinador de entrenadores.