Armando Archundia debutó en la Copa del Mundo cumpliendo una regular actuación. El silbante azteca le perdonó la segunda amarilla a Mauro Camoranessi, y se guardó algunos cartones en jugadas en las que hubo mucha fuerza.

A pesar de esas decisiones, Armando no influyó en el resultado y a final de cuentas mantuvo el control del partido.