Entre 8.5 y 9 millones de pesos es el costo aproximado que la Liga SiSnova LNBP invierte en árbitros cada temporada, según datos de su presidente Sergio Ganem. 

A lo anterior se debe sumar el uso del sistema de repetición instantánea que se implementó esta temporada y cuyo costo asciende al millón de dólares.

¿Y cómo responden los árbitros ante semejante gasto? Lucio Salazar, árbitro de la LNBP desde hace 20 años, explica para El Economista: 

“Hay mucho compromiso porque nuestro trabajo ahora es muy seguido y juzgado, ahora en los videos y transmisiones se puede desnudar el buen o mal trabajo de un árbitro; aparte el pago que nos dan es importante, entonces tenemos que responder a esas expectativas”.

Alrededor de 50 árbitros, entre ellos tres mujeres, y en esta temporada todos ellos mexicanos, son los encargados de guiar a buen puerto cada encuentro de la LNBP. Sus sueldos van de acuerdo con si pertenecen a una categoría A, B o C, aunque por ser información confidencial, este periódico no pudo tener acceso a las cifras.

Existen quienes se dedican de tiempo completo a esta labor, pero la mayoría son profesionistas .

“Hay desde ingenieros, muchos profesores, arquitectos, profesores de educación física, licenciadas en psicología, etcétera”, explica el árbitro.

El interés de la liga por mejorar cada temporada se demuestra con las medidas que se han ido implementando. 

Salazar explica que antes el trabajo de un árbitro terminaba tras los 48 minutos del encuentro, en cambio, ahora al finalizar el partido, los árbitros deben entregar autoevaluaciones de manera individual y grupal, así como informes que incluyen desde las condiciones de los vestidores hasta el desarrollo del juego. 

El Instant Replay System es una de las tecnologías que se instauraron al inicio de la temporada y para lo cual los jueces se han tenido que capacitar; a partir de su aplicación, asegura Lucio, les ha ayudado a tener mejor control del juego y mayor tranquilidad a los equipos y entrenadores.

Las características que debe reunir un árbitro para llegar a la liga profesional son cuatro: tener buena condición y presencia física, preparación teórica, preparación práctica y preparación mental.

“Es un proceso largo, de años, que se inicia más o menos entre los 22 y 27 años, aunque hay excepciones, y no tiene una duración establecida porque depende de las cualidades, el desarrollo, el talento que tenga cada quien y muy importante: la voluntad. Es un círculo muy cerrado, por decir algo, de cada 20 llega uno o dos a la liga profesional”.

La gran mayoría de los jugadores extranjeros son latinos y muchos de los norteamericanos hablan castellano, sin embargo, desde hace más de una década existe entre el cuerpo de árbitros la preocupación de preparar a los colegiados para saber expresar indicaciones básicas en inglés. 

“En los campamentos de selección que hacemos año con año una de las obligaciones es hacer un examen teórico en inglés”. 

•••

Paulatinamente la figura femenina se introduce en el deporte y el baloncesto no es la excepción. Alejandra Gaytán, árbitra FIBA activa y que por siete años se desempeñó como árbitra de la liga profesional, esta temporada funge como coordinadora del departamento de capacitación y desarrollo de arbitraje de la LNBP.

“No ha sido fácil porque el arbitraje e incluso el mismo baloncesto está catalogado como algo que es sólo para hombres, entonces hemos tenido que trabajar un poco diferente o incluso más duro que los demás para poder tener aceptación que a lo mejor eso es lo que ha costado más trabajo de obtener”.

—¿Cómo se evalúa a los árbitros?

Gaytán explica: “Antes de iniciar la temporada hacemos evaluaciones prácticas que son los juegos; físicas tanto de peso, estatura, porcentaje de grasas y les damos seguimiento durante la temporada. Los evaluamos teóricamente, tienen que hacer exámenes de regla, de situaciones específicas de la liga y los evaluamos con video”. 

“Durante la temporada hay un observador presente en cada partido, llevamos números de eficiencia y planillas de evaluación”.