La única experiencia que tiene Franco Faria en la Primera División de Argentina fue cuando salió a la banca en un partido de Unión de Santa Fe, en junio del 2013, cuando tenía 21 años de edad. Tres años y medio después, llegaría a Pumas para pedir una oportunidad para jugar en el equipo.

“Es raro que Pumas haga esto, queremos traer extranjeros de muy alto nivel, pero la verdad nos gustó mucho cómo juega el muchacho, pidió la oportunidad y se la vamos a dar”, expresó Rodrigo Ares de Parga, presidente del Club, sobre la incorporación del mediocampista argentino como refuerzo para el torneo Clausura 2017, aunque tuvo que aceptar el dirigente que jugaría con el equipo de Segunda División y que sólo lo utilizarían en caso de “emergencia”, por ausencias por lesión de los jugadores del primer equipo.

En los últimos seis torneos han llegado 19 futbolistas, entre mexicanos y extranjeros, como refuerzos a los Pumas, de los cuales sólo cinco se mantienen en el equipo (26% de sus fichajes), y 14 jugadores han tenido un paso efímero por el equipo, ya sea por bajo rendimiento, porque son préstamos y pertenecen a otros clubes o porque nunca se les dio la oportunidad de mostrarse, como Faria, que no jugó un solo minuto con Pumas y ahora juega para Mérida en Liga de Ascenso.

“No necesitamos llenarnos con extranjeros de talla internacional, porque sabemos que somos buenos jugadores, que podemos competir con cualquiera y se verá en el torneo qué vale realmente, si el dinero o el talento”, expresó Jesús Gallardo, mediocampista de los felinos.

Tomando en cuenta a los jugadores que llegaron para el torneo Clausura 2018, Alejandro Arribas, Yuber Asprilla y Matías Alustiza, son un total de 22 refuerzos los que han llegado a Pumas, lo que se traduce en un promedio de más de tres futbolistas nuevos por torneo.

“Eso es individualmente, si ellos no se acoplan al 100% es más un tema individual, porque el equipo está muy unido, estamos todos de buena manera. No creo que sea mala elección, quizá sea su manera de adaptarse”, añadió Gallardo, sobre como los jugadores que llegaron con la etiqueta de ayudar al equipo, se han ido después de un par de torneos, algunos apenas permanecieron un torneo en el club.

Los casos más recientes son los de Néstor Calderón y Joffre Guerrón, quienes sumaron 507 y 529 minutos, respectivamente. Aunque actualmente todavía pertenecen a Pumas, no serán considerados por David Patiño, debido a su bajo rendimiento.

Francisco Meza (100 minutos) y Luis Quiñones (1,260 minutos), fueron refuerzos que sólo estuvieron en el equipo un torneo, ya que son jugadores que pertenecen a Tigres, y Pumas no pudo negociar una extensión del préstamo.