Hoy será un día de más malas noticias que buenas. La esperanza de 350 futbolistas que se registraron como transferibles para intentar encontrar trabajo en el Draft que se realiza esta tarde en Playa de Carmen, o bien cambiar de equipo en busca de mejorar su situación contractual se convertirá en frustración en la mayoría de los casos.

Y es que, de acuerdo con datos proporcionados por Daniel Bonilla, director de la Comisión del Jugador, a El Economista, son 350 los futbolistas que se inscribieron al Draft. Tomando en cuenta las 74 operaciones que se realizaron en el régimen de transferencias del 2010, estaríamos hablando de que sólo 21% de los elementos registrados logrará encontrar trabajo.

Con esta cifra se pueden conformar 16 planteles de 22 jugadores, es decir casi una Liga completa de Primera División estará disponible los días miércoles y jueves para encontrar un sitio en el futbol profesional.

Son 350 los jugadores registrados. El requisito para poder llegar al Draft es que estén afiliados a la Federación y que en algún momento hayan jugado en la Primera División , comentó a este diario Daniel Bonilla.

Justo por esas razones es por las que la lista de elementos registrados alcanza las 350 personas, debido a que futbolistas que en algún momento figuraron en el máximo circuito y ahora se encuentran perdidos en la Liga de Ascenso o desempleados, se inscriben a este régimen de traspasos con la esperanza de encontrar acomodo o en un equipo de Primera o en su defecto volver a desempeñar su profesión en la Liga de Ascenso.

Por ejemplificar este tipo de casos, basta mencionar a hombres como Miguel Zepeda, quien la campaña pasada jugó para los Leones Negros, José Luis El Parejita López, quien pertenece a Necaxa pero que fue elemento del Irapuato el último año.

Si la cifra de 21% de jugadores que logra colocarse deja a 79% restante desempleado o en su mismo equipo en condiciones que no son las mejores para sus carreras, lo cual ya es escalofriante, el escaso número de operaciones definitivas que se dieron en el último Draft deja sorprendido a más de uno.

De acuerdo con las cifras que proporcionó la Federación Mexicana de Futbol, tras el régimen de transferencias de Cancún 2010 hace un año, de 74 operaciones que se realizaron sólo 20 de ellas fueron venta definitiva, mientras que las 54 restantes fueron préstamos, situación que ha dejado en evidencia el poco éxito de este proceso que parece caduco y la crisis económica que hasta los clubes sufren.

Tras revisar los números del último régimen de transferencias, todo parece indicar que hoy en Playa de Carmen no habrá muchas operaciones definitivas y mucho menos bombas. Ahora sólo resta esperar a saber si Israel Castro termina en Cruz Azul o en Pachuca y si finalmente Christian Bermúdez, el jugador más buscado, no sale de Atlante.

Lee: Leandro Augusto cambia Pumas por Xolos