El millonario extravagante que malgasta su fortuna en aviones privados, yates ostentosos, palacios de verano, islas en mares recónditos y hasta orcas de juguete podría estar en decadencia.

Al menos si se fijan en Marck Zuckerberg, CEO de Facebook, que tras al nacimiento de su primera hija ha decidido donar el 99% de sus accciones de Facebook, unos 45,000 millones de dólares, a fines benéficos relacionados con el desarrollo de la salud y la lucha contra la desigualdad. El dinero será canalizado a través de la Iniciativa Chan Zuckerberg.

NOTICIA: Filantrocapitalismo, el intento de la élite por lavar su imagen

El CEO de Facebook sigue la estela de otros grandes magnates que han hecho de la filantropía su modo de vida, recopilados por Business Insider:

Bill Gates renunció a la idea de dejar en herencia a sus tres hijos su fortuna personal basada en unos 84,900 millones de dólares. Les traspasa anualmente la nada desdeñable cifra de 10 millones de dólares a cada uno al año. Está convencido de que dejar a los niños ingentes cantidades de dinero nos les hace un favor, precisamente.

NOTICIA: Los 40 millonarios filantrópicos

A cambio, fundó junto con su mujer la Fundación Bill & Melinda Gates en 1994, la entidad benéfica más famosa del mundo fuera de las fronteras de Estados Unidos y una de las más generosas. Además anima a otros millonarios a seguir su camino de responsabilidad social.

El cofundador de AOL, Steve Case, reinvierte sus ganancias en el desarrollo de plataformas tecnológicas que haga mas efectiva la filantropía a través de Case Foundation y la compañía Revolution, que invierte en el desarrollo de 'startups' en Silicon Valley que sigan esta estrategia.

Modelos de crecimiento; también de generosidad

Marc Benioff, CEO de Salesforce, ha lanzado recientemente la campaña SF Gives en al que emplaza a las empresas tecnológicas a ONG y a seguir el modelo 1/1/1: dar el 1% de dinero de las acciones, el 1% del tiempo de sus empleados y el 1% de la riqueza empresarial a proyectos filantrópicos, para lo que se puso de ejemplo donando 200 millones de su fortuna personal al Hospital infantil UCSF.

Irwin Jacobs, cofundador de Qualcomm, ha donado junto con su mujer 500 millones de dólares a proyectos solidarios, entre otras iniciativas, mientras que el fundador de eBay, Pierre Omidyar, destaca como uno de los empresarios tecnológicos más generosos, y se ha comprometido a ayudar a resolver los problemas más graves del mundo donando en vida su fortuna personal, unos 8,100 millones de dólares.

NOTICIA: Los chinos se resisten a la filantropía

Gordon Moore, cofundador de Intel, ha donado 1,000 millones de dólares a causas de caridad y la mitad de su fortuna para crear la Fundación Moore, que fomenta la conservación del medio ambiente, la protección de la salud y el desarrollo de las comunidades desfavorecidas en la Bahía de San Francisco.

Elon Musk, CEO de Tesla, ha donado gran parte de la fortuna que atesora, unos 12,900 millones de dólares, a proyectos relacionados con la energía renovable y la salud pediátrica, y "sólo" recibe un millón de dólares al año por su trabajo en Tesla.

Larry Page, CEO de Google, ha optado por donar su dinero a emprendedores como Elon Musk en vez de dejar su dinero en herencia a sus hijos. Uno de los grandes proyectos de Musk es ir a Marte, sueño que comparte con Page.

Multitud de causas

Sara Blakely, CEO de Spank, dona gran parte de su dinero a causas relacionadas con las mujeres porque está convencida en el retorno de su inversión. Cuenta que cuando le dijo a su hija de tres años que iba a donar la mitad de "su dinero"; le contestó: Vale, mamá, y ahora, ¿podemos hacer el puzzle?

NOTICIA: Gates y Buffet piden a millonarios donar fortunas

Business Insider cita también a Larry Ellison, fundador de Oracle; Paul Allen, cofundador de Microsoft; Dustin Moskovits, CEO de Asana; Sheryl Sandberg, COO de Facebook; Richard Branson, fundador de Virgin; y Reed Hastings, fundador de Netflix...

Todos han firmado el compromiso The Giving Pledge, por el que los empresarios más adinerados del país se comprometen a donar la mayor parte de su fortuna a finalidades filantrópicas, con el fin de mejorar el mundo, pero también por el placer de dar.

erp