Desde Palacio Nacional, ante invitados especiales, entre representantes de la sociedad, empresarios, líderes religiosos, embajadores, legisladores, integrantes de su gabinete, esposa e hijos, el primer mandatario dijo que "la disyuntiva es muy clara: "Seguir construyendo para hacer de México una de la potencias mundiales del siglo XXI.