Tijuana, BC. Chefs de talla mundial se pusieron la playera de los Xolos mientras trabajan en la cocina fusionando su talento y compartiendo secretos como amigos… mientras que una vaca de 300 kilos (abierta en canal) lleva más de 20 horas al fuego y parrillas de todo tipo ya arden en Sabor a Tijuana, una fiesta dedicada al buen comer y beber.

A pesar de la riqueza gastronómica de Tijuana, las vendimias de Ensenada y múltiples esfuerzos alrededor, la realidad es que se necesitaba un evento que reuniera en un solo lugar: paellas, aguachile, vino, cerveza artesanal, foodtrucks, mixología, música y mucho más.

Y en su primera edición, Sabor a Tijuana cumplió su objetivo, así lo dieron a conocer el chef Rodrigo Martínez y Miguel Ángel Badiola, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) de Baja California.

Foto EE: Vicente Gutiérrez

“Todos estamos muy contentos, es un gran evento y esto solo es el comienzo. Vendrán grandes cosas para Tijuana”, señaló Rodrigo Martínez, creador del concepto.

Desde muy temprano, los tijuanenses y turistas llegaron al estacionamiento del Estadio Caliente para vivir la experiencia de Sabor a Tijuana y fueron recibidos con rock pesado y el olor a leña y carbón.

Metallica, un grupo de cocineros locos de Los Cabos decidieron crear un show  alrededor de la carne y a ritmo de Metallica y otras bandas hacen que el fuego y la carne sean todo un espectáculo.

A su lado, el grupo de Viva la Vaca, hacen de las suyas bailando y cuidando al máximo que su estrella principal, la vaca, quede en su punto exacto, algo que créame, es muy complicado.

Más de 700 tuétanos, cortes de todo tipo acompañados por pollo, chorizos y verduras cocinados en distintas parrillas; al suelo, por los aires, en forma de cubo, en tendedero y siempre alguien dispuesto a rociar cerveza, hierbas y la magia necesaria para hacer de cada pedazo un manjar.

“La onda es que le llegue el calor y listo”, me dice Abraham Tamez, chef de Metate en Los Cabos, todo un rockstar de la cocina.

Pero también apareció el famoso aguachile con una tonelada de mariscos que prepararon en el evento para repetir un poco la experiencia del Récord Guinness que se realizó en Culiacán o el concurso de paellas y hasta la famosa ensalada César de Tijuana.

Todos comparten el pan, el vino y los distintos platillos que se ofrecen en degustación; las mesas están repletas de familias enteras que no se deciden por el siguiente a probar, todo bajo el caluroso pero amable clima de Tijuana.

Mientras tanto, al centro del evento, en la cocina 360 grados, algunos de los chefs más famosos del mundo comparten conocimientos y recetas con los estudiantes; alguno, no duda en ponerse una filipina y sumarse a cortar cebolla y ayudar a los cocineros.

Enrique Valentí, Juanjo López, David López, el gran Tony Botella y Paco Méndez entre otros chefs se dicen sorprendidos por el evento y ya planean regresar.

Edgar Núñez, Chef Ejecutivo y director del restaurante Sud 777 aseguró en su conferencia, una de las más concurridas, que los insectos y las algas serán la comida del futuro mientras les enseñaba las propiedades dichos ingredientes que podrían salvar al mundo.

Sabor a Tijuana se convirtió en una pasarela de amigos, amantes de la comida, chefs y empresarios en un evento que fue animado por la Sonora Dinamita y el grupo Matute que reunió a más de 10,000 personas en el estacionamiento del Estadio Caliente.

El festival nació con estrella y ¡mucho sabor! por lo que, sin duda, crecerá en los próximos años ante la riqueza gastronómica de la zona y porque el chef Rodrigo Martínez tiene empeñado su corazón en que Sabor a Tijuana se convierta en uno de los eventos gastronómicos más importantes del país y seguramente lo conseguirá.

vgutierrez @eleconomista.com.mx

kg