Cuando Javier salió de vacaciones el año pasado no encontró a ningún conocido que pudiera quedarse con su perro durante su ausencia, así que decidió acudir a una pensión: No lo vuelvo a hacer, mi perrita regresó con tos de la perrera , nos comenta.

La tos de la perrera es una enfermedad contagiosa que suele transmitirse en ambientes en los que se concentran muchos perros al mismo tiempo, como por ejemplo, una perrera o una veterinaria en donde los animales permanecen en jaulas, dentro de un espacio reducido. La enfermedad es curable, pero si no se tiene cuidado o no se atiende a tiempo, puede tener serias repercusiones en el sistema respiratorio del canino.

La de Javier es sólo una de tantas historias que pueden ocurrir en las pensiones u hoteles, que se prestan para cuidar a los perros mientras sus dueños salen de viaje.

Roberto González, CEO de Kmimos, nos cuenta su historia: Soy amante de los perros, tengo varios en casa. Y vimos que no había un servicio confiable. Usualmente, en las pensiones, que son lo más común, dejas al perro y éste se queda encerrado; de vez en cuando lo pasean. Cuando vas por él, le cambia el humor y parece que no te quiere hablar, no come, hace pipi en medio de la sala (...) es como un ‘¿por qué me abandonaste?’ .

De ésta y otras situaciones -aunque no todo el mundo reporta experiencias negativas en hoteles o pensiones , fue que surgió Kmimos, una plataforma en línea que conecta a los dueños de perros con una red de cuidadores, los cuales ofrecen una atención personalizada a los caninos dentro de sus propios hogares.

Los cuidadores que están disponibles para proporcionar el servicio han pasado un proceso de certificación, en el cual se les hacen pruebas psicométricas, de conocimientos veterinarios y visitas a sus hogares. La empresa reporta que su proceso de selección es tan riguroso que apenas 20% de los candidatos que aplican para ser cuidadores termina por ser aprobado.

Los usuarios que busquen los servicios de Kmimos pueden esperar servicios veterinarios, garantía de una estancia placentera, monitoreo y atención las 24 horas y desde el momento en que el perrito llega al hogar del cuidador, se toman fotografías y/o videos que serán compartidos con el dueño de manera diaria. Por supuesto, los cuidadores se llevan un beneficio económico y pueden decidir qué tipo de perro pueden recibir: sociales, territoriales, chicos, medianos, hembras, machos, etcétera.

Otro de los beneficios de Kmimos es que el dueño puede conocer al potencial cuidador junto con su perro para ver la química que hay entre los involucrados. Ya después se hace la reservación.

Kmimos está disponible en la Ciudad de México, Estado de México, Guadalajara, Monterrey y Puebla, y planea para el 2018 estar en las ciudades más importantes del país. También se espera que llegue pronto a ?Panamá y Argentina.

Si deseas más información de Kmimos, puedes entrar a www.kmimos.com.mx

La guardería Kmimos está? entre 100 y 250 pesos; la ?noche, entre 120 y 350 pesos.

@faustoponce