Después de que el pasado viernes, el pleno de la Cámara de Diputados aprobara en lo particular el Presupuesto de Egresos de la Federación para el ejercicio fiscal 2021 (PEF 2021) sin cambios en lo respectivo al presupuesto previsto desde el proyecto propuesto por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) para el Ramo 48, Cultura, con una cuarta parte de los 13,985 millones 117,395 pesos destinada exclusivamente para el desarrollo del proyecto del Complejo Cultural Bosque de Chapultepec, colectivos de artistas, agentes culturales y cinematográficos del país expresaron su rechazo por la intención presupuestaria.

Los colectivos Asamblea por las Culturas, No Vivimos del Aplauso y Movimiento Colectivo por la Cultura y el Arte de México (Moccam) condenaron la decisión de los diputados que votaron en contra de la discusión de cualquier reserva para la redistribución para el Ramo 48 y que incluso ignoraron una recomendación emitida desde la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) a través de un oficio con el número 57561 para examinar, debatir y modificar el dictamen en lo concerniente al ramo.

La decisión, señalan los colectivos, es indicativo de que “a los diputados y diputadas que votaron a favor del presupuesto enviado por el Ejecutivo, las recomendaciones de la CNDH no tienen ningún carácter vinculante y las demandas de la ciudadanía que les dio el voto como sus representantes no tienen ninguna validez. Acciones que confirman que la voz ciudadana y el poder que radica en el pueblo les tiene sin cuidado”.

Remarcaron la precarización de dependencias de cultura como el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), con -2.5% del presupuesto comparado con el asignado en el PEF 2020; el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), con -1.65%, e Imcine, con -20 por ciento y sin incremento alguno para cubrir los fondos que administraban los fideicomisos a extinguirse: Foprocine y Fidecine, este último con poco más de 224 millones de pesos; sin olvidar que la Dirección General de Vinculación Cultural, de la que depende el programa Cultura Comunitaria, tendrá una reducción de prácticamente 85 por ciento.

“Discursos demagógicos y sin argumentos como el del combate a la corrupción como pretexto, fuera de lugar y contexto que dejan ver la lamentable y manifiesta sumisión al Ejecutivo, aprobando presupuestos centralizados y superfluos como el proyecto Chapultepec por encima de áreas estratégicas de la cultura y la educación y, sobre todo, el actuar de diputados que piensan que siguen en campaña y no el de legisladores críticos del poder legislativo emanado del pueblo y representante de su voz”.

Frausto garantiza recursos sin precisar mecanismos

Este fin de semana, la secretaria de Cultura federal, Alejandra Frausto Guerrero, durante una entrevista para la televisora del Estado, Canal 22, reiteró la garantía de los recursos de apoyo tanto para la producción artística como para la cinematográfica que antes se otorgaba por la vía de los fideicomisos.

“Soy contundente en ello y lo hemos dicho, el presidente lo ha dicho: el apoyo a la creación, al cine, a los creadores está garantizado. Entiendo que hay una memoria para no creerle quizás a las administraciones, a los gobiernos. Este gobierno habla con enorme verdad, con claridad y de frente. Y así se están haciendo todos estos cambios internos”, dijo la funcionaria, de nueva cuenta, sin explicar mecanismos y únicamente apelando a la confianza.

Remarcó que, en lugar de los bancos, que hacían de fideicomisarios, los apoyos vendrán directamente desde la Tesorería de la Federación a través de mecanismos que, indicó, todavía no están listos.

“Los mecanismos que estamos diseñando con la Secretaría de Hacienda se están puliendo. Me permito decirles que me encantaría invitar al secretario Arturo Herrera en cuando tengamos listo todo el palomeo del mecanismo para que lo dé a conocer (...) el apoyo al cine no está en riesgo de ninguna manera, está en las bolsas del presupuesto del próximo año. Independientemente de que sea un año difícil, se contará con recursos para ello”.

ricardo.quiroga@eleconomista.mx