El diseño de un periódico es sólo un vehículo para transmitir la información de manera apropiada a sus lectores. El Economista presenta hoy su nueva propuesta visual, un vehículo renovado, uno que apuesta por una mejor experiencia de lectura y valor agregado para la información económica, expone Alejandro J. Ríos, autor de la propuesta gráfica del rediseño de esta casa editorial.

El cambio no es sólo cosmético, expresa en entrevista, es también una alternativa para presentar contenidos de calidad de una manera mucho más atractiva, complementado con material infográfico y de visualización de datos que reflejen el análisis y profundidad que demanda la información especializada.

“Toda la teoría del diseño que hay detrás de todo este producto tiene sustento. Pero algo que lo caracteriza es que es una propuesta gráfica que tiene 60% más de teoría periodística que de teoría gráfica, y no es porque ambas están peleadas, sino porque tenemos que servir a que los contenidos sean los que luzcan. Más allá de los colores y de las formas, de las figuras y las ilustraciones, lo que tiene que predominar es la calidad del contenido”, detalla.

El proyecto de rediseño involucró un proceso de casi 13 meses de desarrollo y tres más de investigación, detalla Alejandro J. Ríos, y partió como una idea de Luis Miguel González, director general editorial de El Economista.

La nueva propuesta visual, por primera vez en las tres décadas de vida del periódico, será de una publicación totalmente a color.

Por el lado de la experiencia de lectura, puntualiza el también editor gráfico de Suplementos y Revistas, la propuesta presenta una diagramación más vertical, lo que permitirá una dinámica más parecida a lo que ocurre actualmente al interactuar con la información en una pantalla digital; “que el lector se encuentre con un diseño más limpio y más amable para leer”.

El valor agregado, por su parte, se refleja en mayores elementos gráficos que le darán a los editores más herramientas para presentar datos e información adicional que enriquezca la experiencia del lector.

“Lo que queremos es que lector disfrute de una buena lectura. Hemos trabajado mucho en general en bloques sólidos de texto, pero también queremos que de manera muy visual pueda acceder a la información, que la entienda de manera gráfica. No se trata sólo del diseño por el diseño, sino que el diseño realce o ayude a destacar el valor de los contenidos”, enfatiza.

En una sociedad en la que abundan las alternativas de información, expresa Alejandro J. Ríos, el desafío es presentar el contenido noticioso de una manera más atractiva, sin trivializar el peso de la noticia.

“Ésa es nuestra tendencia a seguir, la de informar de una forma más amable a la gente, pero también que la noticia no quede sin la profundidad y seriedad adecuadas. Para nosotros, por ejemplo, hablar de cifras no sólo significa reportarlas, el reto es ver qué hay detrás de ellas, cómo nos afectan, qué mueven, qué generan. Eso queremos responder con esta propuesta gráfica”, concluye.

[email protected]