Las tabernas, enclavadas en los cuatro barrios del Centro Histórico, convocan a descubrirse a sorbos.