Las piñatas, uno de los elementos centrales de las posadas, son introducidas en México en 1587 por los españoles, tradición que sigue vigente y durante el mes de diciembre invaden los mercados con sus singulares formas y colores.