Luego de dar a conocer que la representación de la Pasión de Cristo en Iztapalapa fue declarada Patrimonio Cultural e Intangible de la ciudad de México, autoridades capitalinas destacaron la importancia de preservar esta expresión cultural e impulsar su reconocimiento internacional.

En el Antiguo Palacio del Ayuntamiento, la jefa delegacional en Iztapalapa, Clara Brugada, sostuvo que la representación de la Semana Santa simboliza la síntesis de la identidad de los pueblos, en este caso los de Iztapalapa.

Por ello, dijo: Esta declaratoria obliga a los habitantes y a las autoridades del Distrito Federal a velar por la preservación de esta expresión cultural, destinando para ello los recursos que sean necesarios con el fin de que se mantenga vigente .

A partir de la publicación de la declaratoria, el 2 de abril, las autoridades capitalinas coincidieron en que éste es el primer paso para buscar el reconocimiento de esta celebración como Patrimonio Cultural Intangible de la Humanidad ante la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura.

En su oportunidad, la secretaria de Cultura capitalina, Elena Cepeda de León, destacó la voluntad colectiva organizada en barrios, mayordomías y organizaciones sociales para la realización anual de esta representación escénica de carácter popular.