El museo Tamayo albergó por casi cuatro meses la exposición de la artista japonesa, que abarrotó desde el comienzo las salas del recinto. La galería presenta un recorrido a través de más de 100 obras creadas entre 1950 y 2013.