Integrantes de la comunidad cultural expresaron este jueves su rechazo a la iniciativa con proyecto de decreto de ley, presentado el miércoles por el grupo mayoritario de Morena en la Comisión Permamente de la Cámara de Diputados durante su sesión a distancia, para la extinción de 44 fideicomisos a partir de la reforma y derogación de diversas disposiciones en 14 leyes, entre ellas, la Ley de Ciencia y Tecnología y la Ley Federal de Cinematografía y, con ello, desaparecer el fideicomiso del Fondo de Inversión y Estímulo al Cine (Fidecine) y los Fondos de Investigación Científica y Desarrollo Tecnológico, destinados a los centros públicos de investigación de las entidades federativas.

La iniciativa fue  presentada por la diputada Dolores Padierna ante la Permanente y explicó que “en casos especiales se mantienen fondos pero bajo la estructura orgánica de la administración pública federal a la que correspondan”, es el caso específico de los recursos del Fidecine, que se ejercerán desde el Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine) de acuerdo con el presupuesto que se le asigne cada año.

A pesas de ello, el grueso de la comunidad del séptimo arte y de la cultura en general rechazó la iniciativa con una postura generalizada sobre la naturaleza del Fidecine, como un programa fundamental de apoyos del Estado para la creación cinematográfica y con una crítica ante la aparente contradicción entre los legisladores de Morena y lo dicho el martes por María Novaro, directora del Imcine, quien garantizó para este año el flujo de los recursos ya comprometidos por los fideicomisos en extinción.

En un comunicado, la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas rechazó la iniciativa expresando que el Fidecine es imprescindible para el desarrollo y fomento del cine mexicano independiente. “Bien se sabe que sin una política pública que fomente la cinematografía nacional, su desaparición sería inminente frente al poder económico y mediático del cine estadounidense”, se lee en el documento.

El cineasta Guillermo de Toro también se sumó al rechazo de la iniciativa presentada por Morena: “Una iniciativa sin consultar y tomar en cuenta a los interesados, tiene otros nombres mas...”, escribió en su cuenta de Twitter @RealGDT. “El cine es memoria, y sin memoria no es posible existir”, agregó.

Encontrar nuevos mecanismos

El periodista y experto en economía cultural, Eduardo Cruz Vázquez, opina que hay que concentrarse en hallar las formas y mecanismos para no perder el financiamiento a la actividad cinematográfica y no en defender los fideicomisos.

“La idea de encontrar nuevos mecanismos para el financiamiento del cine es la batalla que hay que dar y no pelear los restos de dos cadáveres porque ya decidieron matarlos, por otro lado. Si no lo hicieron con el Fonca, que tuvo una mayor presión de la comunidad, porque abarca más intereses, dudo que vaya a darse marcha atrás a (la extinción de) estos instrumentos financieros (Fidecine y Fonca). El proceso está claramente establecido, no tendría por qué haber sorpresas, es un procedimiento  legislativo normal, porque se tienen que cambiar muchos ordenamientos. Lo que tendría que hacer la comunidad cinematográfica, más bien, es exigir a la autoridad del Imcine y la Secretaría de Cultura que expliquen de qué manera se van a manejar esos recursos que han de llegar en el presupuesto del año próximo, porque este año, como lo dijo María Novaro, ya está resuelto”, opinó Cruz Vázquez, también coordinador del Grupo de Reflexión sobre Economía y Cultura (Grecu).

Sin embargo, reconoció que con la incorporación a las dependencias de los recursos para el estímulo de creadores, que antes se administraban a través de los fideicomisos, ahora en desaparición, “sí se pierde un margen importante del carácter independiente que tenían las decisiones sobre los mecanismos. Pero esa es una batalla perdida. Ahora hay que pensar qué hacemos frente a esa decisión y qué otras salidas encontramos para negociar con las autoridades las garantías de que las cosas no van a empeorar y se pueden incluso mejorar”.

Remarcó que ha faltado creatividad por parte de la comunidad cultural para proponer innovaciones en las formas de administrar el gasto público que garanticen la función de los mecanismos de apoyo a la creación. Por ejemplo, dijo, el gremio debe dirigir la energía en el Eficine (el cual permanecerá intacto puesto que forma parte de la estructura fiscal) y negociar su reforzamiento y abogar por ventajas que no necesariamente respondan a la acción del dinero, es decir, pensar en vías alternas para que la producción fílmica nacional no resulte afectada.

“Mucho de esto se podría evitar si María Novaro y Alejandra Frausto tuvieran la capacidad de comunicación y de decir las cosas como son, porque tienen todas las posibilidades de decirlo. Es el bono de gobernabilidad que les dio la elección. Más que pelear por la sobrevivencia de lo que ya se ha dicho que va a desaparecer, las autoridades tendrían que sentarse a decir cómo vamos a quedar, cuáles son las reglas con las que va a operar y a partir de cuándo”.

En ese sentido se pronunció Guillermo del Toro, quien urgió a una reunión del gremio con el Imcine, en su cuenta de Twitter: “Respetuosamente pedimos una reunion inmedita con representantes plurales de la comunidad cinematografica- de todas las generaciones y géneros posibles-para remover cualquier ambigüedad”.

Vamos a revisar: Monreal

Ante la lluvia de críticas a la iniciativa, el líder del Senado de la República, Ricardo Monreal, respondió en su cuenta de Twitter: “La iniciativa de @Mx_Diputados sobre la desaparición de fideicomisos, entre otros, los vinculados al cine mexicano (#FIDECINE), será revisada y no se precipitará su dictamen. Debemos fortalecer el cine nacional; en el @senadomexicano, Morena actuará de manera congruente”.

[email protected]